COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)  - Flavio Duplatt tiene 51 años, y Esther Medina 37 años. En Comodoro los dos tenían sus actividades, trabajo y un estilo de vida... que no era el que soñaban. "Algo no nos cerraba, queriamos viajar sin tiempo sin prisa, no esperar hasta estar jubilados para hacerlo", cuenta Flavio en este episodio de "Comodorenses por el Mundo".

Entonces vendieron todo lo que pudieron, hasta las sábanas y toallas. "Teníamos esa necesidad de desprenderse de todo, de estar libres", explica Esther.

 

Alquilaron su casa y se subieron a un camper con sus dos gatos. Recorrieron Argentina, subieron por Brasil y entraron a Bolivia por el oriente. "Nos son vacaciones, es un estilo de vida: vamos a vivir viajando", remarcan.

 

 

Ahora están en Samaipata hace algo más de un mes, detenidos por las fronteras cerradas que impuso la pandemia de coronavirus. Sin embargo, dejan claro que este "imprevisto" no les arruinó de ninguna manera su viaje, sólo les requiere que adapten su recorrido.

 

 

"No se nos cortó el viaje, porque no son vacaciones, es un estilo de vida, vamos a seguir viajando, por donde surja, quedarnos más tiempo en si un lugar nos gusta o irnos antes. Por ahí... encontrar también nuestro lugar en el mundo", expresa Flavio. Escuchá su historia en este episodio de "Comodorenses por el Mundo", el podcast de ADNSUR.

 

 

¿Qué es "Comodorenses por el Mundo"?

"Comodorenses por el Mundo" es un podcast de ADNSUR, conducido por Rocío Barquín, que apunta a conocer cuál es la historia detrás de los comodorenses que decidieron continuar sus vidas lejos de esta ciudad.

Quien no escuchó la frase "Dios los cría y ellos se juntan"... Comodoro, la ciudad del viento, tiene su propia versión "Dios los cría y el viento los amontona". Pero no siempre. Hay comodorenses que eligen que el viento sea la fuerza impulsora que los desparrame por el mundo. Historias de decisiones, desafíos, propuestas, romances y aventuras.

Te invitamos a ver todos los episodios publicados de "Comodorenses por el Mundo", y a suscribirte para que no te pierdas ninguno.

 

Comodorenses por el mundo