COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Don Alfonso Olivieri, más conocido como el “Manco” se inició como empresario del cine en las primeras décadas de historia de la ciudad.  El sitio se llamaba “La Cancha” ubicado en San Martin al 300 y se utilizaba como cancha de pelota a paleta y salón de boxeo.

 

Para su debut como biógrafo proyectó el film “Maciste en las alturas”: Maciste era el súper héroe de aquella época. Al contar con un solo proyector, cuando se terminaba uno de los rollos de la película se realizaba un intermedio para darle tiempo al técnico a colocar la segunda parte, mientras se vendían golosinas.

Cine Coliseo - ComodoroCine Coliseo - Comodoro
Cine Coliseo - Comodoro

 

Pero un día ocurrió algo inusual: el alerta fueron entonces las risas y los gritos de la gente y los golpes que algunos hombres empezaron a darle al Manco con bastones. Recién entonces Olivieri registró con estupor que la película que tenía preparada para una función privada con amigos estaba siendo proyectada en la pantalla.  Era una película pornográfica.

El cine de Kilómetro 8El cine de Kilómetro 8
El cine de Kilómetro 8

 

No hay registros certeros, pero seguramente pudo haber sido “El Sátiro” la primera película pornográfica producida en la Argentina en 1907.

Historias como estas nos cuenta Guillermo Therisod, profesor de Historia y quien comparte en este podcast anécdotas en torno a una de sus pasiones: el cine y sus inicios en nuestra ciudad.

Cine de AstraCine de Astra
Cine de Astra

 

En un Comodoro hostil, el cine representaba el momento de esparcimiento. Las cintas ingresaban básicamente desde Punta Arenas, y llegaban desgastadas después de recorrer este largo trayecto. En 1910 y 1915 las películas eran mudas y se “subtitulaban” con carteles.

Cine de DiademaCine de Diadema
Cine de Diadema

 

Estas y otras muchas historias las podés escuchar en mi podcast. Toda la información fue proporcionada por el Profesor Guillermo Therisod y se desprende de su trabajo de investigación. Uno de los materiales bibliográficos a los que se referencia es el libro de Juan Carlos Portas: PATAGONIA. Cinefilia del extremo austral del mundo (Ameghino Editora, 2001) y Crónicas del Centenario 1901 – 2001.