BUENOS AIRES (ADNSUR) - YPF declaró pérdidas acumuladas en 23.000 millones de pesos en los primeros 9 meses de este año, a raíz de una fuerte pérdida en sus activos de gas. Si bien en el tercer trimestre del año la compañía ganó 18.549 millones de pesos, al tomar en cuenta el deterioro de activos sus números acumulados en el año terminaron en rojo.

La valuación negativa en los activos de gas se da por una sobre oferta de este fluido, debido a la gran cantidad de subsidios que el Estado nacional destinó a Vaca Muerta y que derivó en una producción que hoy supera largamente a la demanda, provocando que los precios de ese referencia cayeran hasta 2 dólares por Millón de BTU, según detallaron medios nacionales en base al informe comunicado por la petrolera ante la Comisión Nacional de Valores.

El comunicado oficial de la compañía es el siguiente:

YPF presentó los resultados del tercer trimestre del año con una situación financiera y operativa consolidada. Su EBITDA ajustado del período alcanzó los 49,3 mil millones de pesos (+33,9% respecto del mismo período del año anterior); los ingresos ordinarios ascendieron a 180,4 mil millones de pesos (+48,9% respecto del mismo período del año anterior) y el flujo de caja operativo ascendió a los 60,3 mil millones de pesos (+87,2% respecto del mismo período del año anterior).

Finalmente, el resultado neto alcanzó los 18,5 mil millones de pesos (+40,3% respecto del mismo período del año anterior) excluyendo el impacto extraordinario del cargo por deterioro del valor de sus activos (impairment) en este período.

Las inversiones, por su parte, crecieron un 50% en relación con el tercer trimestre del 2018, alcanzando los 41 mil millones de pesos.

También, la producción mostró un comportamiento estable y alcanzó 530.000 barriles diarios de petróleo equivalente. Este nivel de producción es un 2,8% superior a la del segundo trimestre de 2019.

En no convencional, YPF sigue mostrando un muy buen desempeño. La compañía alcanzó por primera vez una producción que supera los 100.000 barriles de petróleo equivalentes diario, lo que representa un crecimiento del 77,1% respecto del tercer trimestre 2018.

También, se observan buenos resultados por las estrategias y desarrollos implementados por la compañía en el convencional, con nuevos proyectos de delineación, mejoras en recuperación secundaria y avances en los pilotos de recuperación terciaria.

En materia de comercialización de combustibles, las ventas de gasoil cayeron un 5,6% y las de naftas un 1,8% respecto del mismo período del año anterior. En tanto, la compañía aumentó el promedio de utilización de sus tres refinerías, que fue del 89,9%.

Durante este período, YPF registró un cargo extraordinario neto de impuesto a las ganancias de 31,1 mil millones de pesos en los activos de gas generado por la caída de los precios locales y la expectativa de los mismos para el futuro cercano resultando en un menor nivel de inversiones y actividad, razón por la cual se produce el deterioro en el valor de los activos (impairment). Sin embargo, esta provisión no ha afectado la generación de caja de la compañía”.