NEUQUÉN (ADNSUR)- Las empresas petroleras estiman que ya hay un total de 3.000 trabajadores que no tienen tareas que cumplir en el yacimiento de Vaca Muerta. Sin embargo, el número trascendió por declaraciones realizadas por el titular del Sindicato del Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, que aseguró que esa cifra fue transmitida desde las compañías del sector al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, en una reunión reciente.

“Tenemos 3000 compañeros de excedente en las empresas”, afirmó Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa. “Es gente que no está trabajando, estamos viendo un sistema de rotación entre suspensiones y trabajo”, detalló en rueda de prensa.

Además, el sindicalista de los petroleros de la Cuenca Neuquina subrayó que esta crisis de mano de obra ociosa solamente puede resolverse con acuerdos por las causas por aquel DNU 566, que congeló por tres meses el precio de los combustibles. En la letra chica, le puso un techo al barril de petróleo y determinó un tipo de cambio para la industria petrolera, que hizo recalcular todos los planes de inversión.

Mientras tanto, estos trabajadores están cobrando un sueldo mínimo. “Cuando se aplique la rotación cobrarán un 20% menos”, aclaró Pereyra. “Son 3000 de excedente, dicho por las mismas cámaras empresarias al ministro de Trabajo de la Nación”, apuntó el líder de los petroleros petroleros.

Al respecto de Schlumberger, el dirigente sindical informó que es una de las compañías que se adherirá a este sistema de rotaciones. En esa empresa hubo alrededor de 15 retiros voluntarios y fue una de las señaladas de la crisis de los telegramas, que puso en alerta a Vaca Muerta a fines del año pasado.

Ley petrolera

Durante el diálogo con el periodismo, Pereyra dijo que desconoce un proyecto de ley petrolera. Sin embargo, planteó que los tres temas que tienen que tener una definición política urgente para reactivar Vaca Muerta son el precio del crudo, el precio en boca de pozo del gas y las retenciones. La legislación sería un instrumento para darle seguridad jurídica a los inversores y que no ocurran timonazos como aquel “566”.

En ese sentido, el dirigente petrolero planteó que la única vía para que salga ese instrumento jurídico es que el gobierno del presidente Alberto Fernández alcance un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los acreedores por la importante deuda externa que tiene el país.

Conflicto con YPF

En otro tramo de sus declaraciones, Pereyra actualizó la situación con YPF en el conflicto en la planta en Añelo, el centro de acopio y refinación de arenas para fracking destinado a los pozos horizontales de Vaca Muerta.

Allí 180 trabajadores están encuadrados en Uocra y el gremio petrolero lo cuestiona. El cuestionamiento alcanza el ámbito de resolución del conflicto, que YPF tras la conciliación obligatoria lo llevó al Ministerio de Trabajo de la Nación, mientras que el gremio impugnó y quiere volver a sentarse con las autoridades de la empresa en Neuquén.

"Nosotros no tenemos inconvenientes con la Uocra y sus trabajadores, yo hablo siempre con Gerardo Martínez. En Rincón hay un delegado que está peleado con (Marcelo) Rucci, son cosas que pasan y no hay que darle importancia", dijo y le apuntó así directamente a Juan Ángel Godoy.

 

Fuente: +e.