COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La cotización del petróleo tipo Brent, que se toma como referencia en la Argentina, superó este jueves los 58 dólares por barril, en una tendencia alcista que se mantiene desde fines del año pasado y se vio potenciada por anuncios de la OPEP+, que mantendrá sus recortes de producción, a lo que se sumó la caída de reservas petroleras de Estados Unidos. La noticia es positiva para Chubut, que a partir de un precio que promedió 50 dólares en diciembre, terminó el año con un ingreso de 26 millones de dólares, lo que significó un valor más cercano a la normalidad de las regalías mensuales por este concepto.


Al igual que ocurre en otro rubro con el precio de la soja, que supera los 500 dólares por tonelada, el petróleo es otra de las materias primas que recibe, al menos por ahora, “un viento de cola”, lo que significa un alivio circunstancial para las deprimidas cuentas de Chubut y demás provincias petroleras, como la vecina Santa Cruz.


En diciembre, sobre un precio promedio de 50 dólares, las regalías volvieron a recuperar el escalón de los 26 millones de dólares en el mes, tras cerrar un año con promedio de sólo 21 millones de dólares mensuales. El ingreso anual fue de 254,6 millones de dólares, el monto más bajo en los últimos 15 años, a raíz de la caída de precios en 2020.

Una buena para Chubut: el precio del petróleo cerca de los 60 dólares por barril


En enero del año pasado, Chubut había cobrado 31,8 millones de dólares, con un promedio de precios de 63,6 dólares por barril en el mercado internacional. En enero 2021, el barril osciló los 55 dólares, es decir un 10 por ciento más que diciembre. Si no hubo variaciones bruscas en la producción de petróleo, la provincia debería esperar una liquidación en torno a los 28,6 millones de dólares por el primer mes de este año, cuando se liquide el próximo 15 de febrero.

Las causas de la suba

El recupero de los precios del petróleo se mantiene a partir de la prolongación del acuerdo de la OPEP + (llamada así porque incluye a los países miembros  más aliados, como Rusia), que ha resuelto sostener el recorte de 1 millón de barriles diarios de crudo, a partir del compromiso asumido por Arabia Saudita.  Según el analista Víctor Bronstein, dicho país aspira a un precio de 80 dólares por barril (consignado así en su presupuesto), de allí el interés en seguir acordando políticas que logren la suba del valor.


A esto se suma la menor oferta de crudo que hay en el mundo, frente a una demanda que ha comenzado a recuperarse. Estados Unidos, a partir de la merma de actividad en sus recursos shale, también comunicó una reducción de sus reservas petroleras, lo que incentivó los incrementos de los últimos días.


La contracara, a nivel internacional, estará dada por las caídas de la economía que pueda imponer la segunda ola del coronavirus. Por otra parte, en el plano nacional, en la medida que el petróleo suba, lo harán también los combustibles.