CAPITAL FEDERAL - El CEO global de Shell, Ben van Beurden, afirmó que el futuro inmediato de la compañía dependerá de la producción de los hidrocarburos no convencionales, por lo cual los esfuerzos estarán concentrados en las reservas de shale en Estados Unidos, Canadá y Argentina.

El titular del grupo dijo al periódico económico Financial Times, que veía a los productos químicos, la electricidad y los biocombustibles como sectores clave para el futuro a largo plazo de Shell, en un contexto en que los mercados se posicionan para hacer frente a las restricciones cada vez mayores sobre la quema de combustibles fósiles.

De esta manera, el crecimiento de las operaciones de petróleo y gas de Royal Dutch Shell en la próxima década dependerá de la producción del shale oil y el shalr gas y el aprovechamiento de las reservas de shale en Estados Unidos, Canadá y Argentina.

En el país, Shell había anunciado en 2017 un plan de inversión de un mínimo de 1.200 millones de dólares para los próximos cuatro años, focalizados centralmente en Vaca Muerta.

La evolución de los precios internacionales del petróleo en los próximos años motivará a que "la compañía decida a mantener los niveles de inversión en shale para hacer crecer el negocio con bastante rapidez" al tiempo que en los últimos años logró reducir los costos de producción del no convencional.

El periódico británico destacó que Shell está intensificando la inversión en la cuenca Pérmica de Texas y en Alberta, y espera duplicar la producción total de petróleo y gas no convencionales desde 250.000 a 500.000 barriles equivalentes de petróleo por día.

Al mismo tiempo, Van Beurden adelantó que Shell espera un impulso a la producción de petróleo de sus activos costa afuera en aguas profundas en Brasil y Estados Unidos, en el Golfo de México, y podría invertir en nuevas plantas de producción de gas natural licuado en Estados Unidos y Canadá.

El Grupo Shell opera en más de 100 países, entre los cuales Argentina es uno de los únicos cuatro en el que desarrolla recursos no convencionales.

En la actualidad, la empresa está presente en siete bloques en Vaca Muerta, cinco de ellos operados por Shell que son Sierras Blancas, Cruz de Lorena, Águila Mora, Coirón Amargo Suroeste, Bajada de Añelo, Rincón La Ceniza y La Escalonada.

En total, la petrolera ya perforó más de 20 pozos no convencionales en Vaca Muerta, lo que le permite una producción que en la actualidad alcanza 3.500 barriles de petróleo diarios promedio.

La planta de producción temprana que tiene en funcionamiento desde diciembre de 2016 tiene una capacidad de producir hasta 10.000 barriles diarios de petróleo.

Fuente: Télam

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!