SANTA CRUZ (ADNSUR) - La justicia federal de Neuquén falló en contra del planteo presentado por operadoras petroleras en contra del decreto 566, que había congelado temporalmente los precios de los combustibles y pesificó las operaciones del sector. Aún falta que se expida la Corte Suprema de Justicia, en otro planteo impulsado por provincias petroleras, que aguardan esa decisión para que el Estado les devuelva lo que dejaron de percibir por regalías. En ese plano, Santa Cruz apunta a recuperar unos 1.200 millones de pesos, según informó diario La Opinión Austral tras un reciente encuentro del ministro de Economía con diputados provinciales.

Si bien la medida ya caducó, la expectativa de las principales operadoras por el fallo de la justicia neuquina apuntaba a que se declare inconstitucional, por lo que el precedente dejaría abierta la posibilidad –en caso de que el fallo no sea revertido en un tribunal superior- para medidas similares en el futuro.

En otro plano, resta que se produzca el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ese caso por un planteo impulsado por algunas de las principales provincias productoras, entre las que extrañamente no se cuenta a Chubut. En efecto, el reclamo es impulsado por Neuquén, Río Negro, La Pampa y Santa Cruz.

Si bien hoy los fallos pueden partir de una abstracción, ya que en principio se solicitaba la nulidad de un decreto que en la práctica no existe más (se había establecido por un plazo de 90 días), si se define la inconstitucionalidad del mismo abre la puerta al segundo ítem del reclamo provincial. En ese marco, los gobernadores que impulsaron la medida apuntan a que, al igual que ocurrió con el IVA cero para alimentos y reducción del impuesto a las ganancias, el Estado nacional compense a las provincias por la merma de ingresos, en este caso por regalías.

En sus presentaciones, los gobiernos habían formulado estimaciones de pérdidas de entre 300 y 500 millones de pesos mensuales. En el caso de Santa Cruz, esa cifra fue estimada en el orden de los 1.900 millones de pesos, que dejaron de ingresar durante el tiempo de vigencia del congelamiento.