COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Arabia Saudita y Rusia acordaron este jueves 9 de abril –a través de una video conferencia- avanzar con un recorte de 10 millones de barriles por día en la producción de petróleo, a lo que se sumarían otros 4 millones si es que otros grandes productores aceptan sumarse al pacto en la reunión que tendrá continuidad el vienes 10. ¿Puede esto equilibrar los precios. El analista José Luis Sureda opinó, en diálogo con ADNSUR, que la medida representa sólo “un geniol”, ya que hubiera sido necesario un recorte de al menos 20 millones de barriles.

Las primeras reacciones del mercado parecieron reflejar la mesura con la que se conoció la novedad emanada tras el primer cónclave virtual, ya que por el coronavirus no pudieron reunirse en Viena: si bien al principio hubo una tendencia al alza, la jornada cerró con una nueva baja, por debajo de 34 dólares por barril. A entender de analistas internacionales, esto reflejaría que el acuerdo no aportó los resultados esperados.

ADNSUR dialogó con José Luis Sureda, ex secretario de Hidrocarburos de la Nación y actual integrante del IAPG, conocedor además por su vasta experiencia en la industria, de la cuenca San Jorge. Para el analista, el acuerdo que comenzó a tejerse hoy es de un “éxito relativo”, según explicó:

“Ellos están acordando 10 millones de barriles de corte por dos meses (mayo y junio) y después el recorte baja a 6 y a 5 millones de barriles. Esperan que en la reunión de mañana acuerden el recorte de otros 4 millones, por lo que con suerte llegarían a 14 millones de barriles de recorte, tomando como base la producción de febrero”.

Sin embargo, la medida sería insuficiente. “El problema es que esto sigue poniendo presión sobre el almacenaje y en los próximos dos meses, si no cambia algo importante en la economía, cosa muy difícil, seguirá habiendo mucha presión sobre los almacenajes. Esto va a provocar, otra vez, bajos y probablemente sea necesarios más cortes, de modo desorganizado. Desde este punto de vita, la reunión no ha sido un éxito, o si lo fue es relativo”.

MÉXICO: EL PRIVILEGIADO CON SEGURO POR 49 DÓLARES 

El prestigioso analista añadió otro dato importante en torno a lo que podría pasar mañana: “Es muy difícil que otros grandes productores se quieran plegar al acuerdo –anticipó-, como ocurre con Méjico: “ellos tomaron un seguro en Wall Street en enero de este año, antes de todo este lío, por el cual están recibiendo 49 dólares por cada barril. Entonces ellos dicen ‘yo no tengo por qué cortar la producción, si yo estoy bien’. Fueron visionarios y tomaron un seguro que hoy nadie podría conseguir por ese valor”, graficó.

En igual sentido, planteó que los gigantes petroleros no se están poniendo de acuerdo en qué pasará en el momento en que la demanda comience a subir: “si se incrementa en 1 millón de barriles por día, no está determinado en qué proporción la va a cubrir cada uno, entonces esto puede provocar conflictos nuevamente, porque lo puede tomar Arabia o Estados Unidos”.

ESTADOS UNIDOS NO PUEDE CARTELIZAR  

Consultado sobre el rol de Estados Unidos en este tipo de acuerdos para recortar producción, Sureda explicó que el país del norte está impedido legalmente para este tipo de decisiones: “No puede de ninguna manera acordar recortes de producción para subir el precio, está prohibido por sus leyes. Ellos se manejan por la oferta y demanda y no pueden participar de acuerdos de cartelización. Sólo el estado de Texas tiene una regulación, que le da la facultad de recortar un 10 por ciento, pero no lo utiliza desde el año 1970 y no piensa usarla. Ellos están dejando que la producción decline, ya bajaron 60 equipos de perforación en esta última semana. Ellos dicen la producción declinará lo que tenga que bajar y me la banco”.

 Consultado sobre la producción shale, que necesita pecios altos para poder viabilizarse, expresó: “si muere un operador, vendrá otro que lo reemplace, la roca sigue estando en el mismo lugar; sí podemos decir que habrá una consolidación, donde las empresas más grandes absorberán a las más chicas”.

En definitiva, según el ex funcionario nacional, no hay mucho margen para el optimismo de cara a un recupero del mercado internacional petrolero y sus consecuentes impactos en nuestro país: “No, el precio va a seguir deprimido, como mínimo hasta junio, salvo que acuerden un porcentaje de recorte que debería estar arriba de los 20 millones de barriles por día. Hoy están largos en 6 millones, lo que significa un problema para almacenar, con los riesgos de una competencia predatoria que puede hacer bajar más los precios. Por eso digo que esto es un éxito relativo, es un ‘geniol’ frente a una gran enfermedad”.