NEUQUÉN (ADNSUR) -  Con el auge de crudos livianos en formaciones no convencionales, de las que Estados Unidos está explotando en gran medida y ha inundado el mercado internacional con ese producto, ya que sus propias refinerías están configuradas para correr crudos de otras características, se da la lógica del mercado: el tipo de petróleo abundante baja su precio, mientras que los de menor grado API empiezan a obtener una mejora en su valor.

El análisis lo hace ante la consulta para este informe de ADNSUR un reconocido especialista del ámbito hidrocarburífero, que ha sido secretario de Hidrocarburos de la Nación y que se desempeñó durante muchos años en la industria petrolera, ya que fue vicepresidente comercial de PAE hasta el año 2015. Según el ex funcionario, actual colaborador del IAPG, el petróleo Escalante ya está recibiendo una mejora en su cotización debido al efecto colateral del “boom shale”.

“Empieza a haber una segmentación de precios entre el crudo liviano, que está abundando y el crudo pesado, de 34 grados API o menos, como el Escalante (24º), que se produce en la cuenca San Jorge. Escalante está levantando su precio, por la invasión de crudo americano (en el mundo), que es muy liviano y entonces las refinerías no pueden a procesar ese gran torrente. Es una consecuencia inesperada por la alta producción de crudos livianos de E.U. Algo parecido puede pasar en Argentina con Vaca Muerta, ya que puede llenarse de crudo liviano y faltar los pesados. Hoy al golfo San Jorge le han agregado unos cuantos dólares, porque Escalante se vende a la paridad Brent y Vaca Muerta tiene un descuento de entre 4 y 5 dólares”, explicó.

Para el ex número 2 de Energía del país (renunció en abril de 2017, cuando se fue disconforme con el exceso de prioridades del entonces ministro Aranguren a favor de Vaca Muerta, entre otras disidencias), las áreas maduras del país podrán revitalizarse:   “No tengo la menor duda de que las áreas maduras tendrán una oportunidad. Hagamos una pequeña abstracción: vamos a suponer que Vaca Muerta se sigue desarrollando a 40.000 ó 50.000 barriles día incrementales por año y vamos a suponer que sigue declinando el resto de los crudos. Bajo ese escenario, al país le va a sobrar oferta de livianos y tendrá que exportar y mal venderlo (por el exceso de livianos que ya produce E.U), pero le faltarán crudos pesados, provocando un desbalance entre la producción de naftas y gasoil, el que tendrá que salir a importar. Porque el petróleo de Vaca Muerta es muy naftero, pero muy poco gasolero .O sea, Vaca Muerta no es todo ganancia, ¿se entiende? Si uno quisiera compensar eso, habría que hacer fuertes inversiones en refinerías, pero en un país que prácticamente no tiene moneda, es muy difícil proyectarlo”.