COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Si bien el crecimiento de Vaca Muerta hacía previsible ese cambio de liderazgo, la situación actual responde a la merma de actividad vinculada con la pandemia, que impactó con mayor fuerza en esta región, mientras que en la cuenca Neuquina se dio un aumento en la producción de crudo.

Con los datos consolidados para el período enero-julio de este año, los registros del organismo nacional reflejan que Chubut tuvo una merma de producción del 4 por ciento en los primeros siete meses de este año, ya que su producción se redujo en unos 200.000 metros cúbicos, es decir más de 1,2 millón de barriles.

Neuquén, pese a la crisis, mantuvo una tendencia contraria, ya que acumula en el período de 7 meses un incremento del 15 por ciento en relación al año pasado, con una suba de 700.000 metros cúbicos, lo que representa más de 4,4 millones de barriles adicionales.

En la medición de volúmenes que pudo relevar ADNSUR en el organismo nacional, Chubut produjo entre enero y julio de 2020 un total de 4.913.458 metros cúbicos de petróleo, lo que representa un retroceso del 4 por ciento en relación al mismo período de 2019, cuando había superado los 5 millones de metros cúbicos.

Neuquén, por su parte, registró en el mismo período de este año un total de 5.228.969 metros cúbicos, con un aumento del 15 por ciento frente a igual lapso del año pasado, cuando apenas superó los 4,5 millones de metros  cúbicos.  

Impacto en los ingresos

De este modo, Neuquén completa el primer lugar del podio que ya mantenía en la producción de gas, lo que se ha visto potenciado en los últimos años a partir de los recursos no convencionales y los subsidios que el Estado nacional ha destinado para incentivar el aprovechamiento de ese recurso.

El crecimiento en materia petrolera también se vio reflejado en los ingresos generados por ese las regalías petroleras. Por ese concepto, Neuquén totalizó en el período unos 154,7 millones de dólares, mientras que Chubut, quedó por debajo de los 143 millones.