NEUQUÉN - Hace dos semanas que los cortes de ruta realizados por personal sanitario tienen en jaque a la provincia de Neuquén. Las empresas petroleras que operan en Vaca Muerta ya estiman pérdidas acumuladas de USD 30 millones, a medida que es cada vez más difícil el traslado de insumos para las maquinarias que operan los pozos y para el personal, que tampoco puede ser relevado. 

Según fuentes del sector, actualmente persisten en la provincia casi 30 cortes de ruta que mantienen prácticamente paralizada la actividad petrolera de Neuquén y que complican el abastecimiento de combustible en toda la Patagonia Norte. Este jueves se sumaron bloqueos en los puentes que unen Neuquén y Río Negro.

Los bloqueos comenzaron hace dos semanas cuando grupos internos de la rama salud de la Asociación de Trabajadores de la Salud (ATE) desconocieron un acuerdo salarial con el Gobierno provincial. Los Trabajadores Autoconvocados de la Salud rechazaron una oferta realizada por el gobernador Gutiérrez, de un bono de $30.000, que luego fue elevado a $40.000. Mientras la provincia ofrece un bono extra a pagarse en tres cuotas, los trabajadores piden un aumento salarial del 40 por ciento.

En cuanto a la producción, se registra una pérdida de unos 3 millones de metros cúbicos y alrededor de 5.000 barriles de petróleo diarios, un volumen que se incrementa a medida que pasan los días.

Se estima que hay unos 45 equipos de perforación, fractura y terminación (proceso para poner en marcha los pozos) que no pueden operar a causa de los bloqueos. Hay otros 10 que podrían parar su actividad en los próximos días si no logran ser abastecidos.

Más allá de las pérdidas de las empresas –que deben pagar por el alquiler de equipos y de servicios aunque no pueden utilizarlos–, se calcula que hay alrededor de 3 millones de metros cúbicos diarios de producción comprometidos para el Plan Gas que no llegarán a estar a tiempo para el invierno.

Esta limitación puede llevar al Estado a tener que cortar el gas para las centrales eléctricas o la industria o a tener que suplantarlo por alternativas más caras. Esos son los primeros sectores que sufren la menor oferta, ya que el gas que reciben los usuarios residenciales no se puede interrumpir porque se trata de un servicio público.

Por otro lado, aunque la situación comenzó a normalizarse, se estima que unas 70 estaciones de servicio –de YPF y de otras empresas– tienen algún tipo de faltante de combustible en Neuquén y Río Negro. Aunque los camiones ya están pudiendo despachar combustible, demorará unos días llegar al abastecimiento habitual.

Antes de que comenzaran los cortes de ruta, el pasado 7 de abril, Vaca Muerta había logrado alcanzar su mayor nivel histórico de actividad medido por cantidad de fracturas. En marzo, se alcanzaron 751 etapas de fractura por parte de las distintas petroleras que operan en áreas de recursos no convencionales, por encima de las 746 registradas en febrero de 2019.

Fuente: Infobae