SANTA CRUZ (ADNSUR) - El titular del sindicato petrolero de Santa Cruz, Cludio Vidal, advirtió que la provincia podría paralizarse toda la actividad petrolera en caso de no arribar a un acuerdo con Sinopec.   

 ADNSUR pudo establecer que la compañía mantiene una reducción de su actividad que impactó fuertemente el año pasado, ya que su producción se redujo en un 31% respecto del año 2014. En relación al mismo punto de partida, la inversión cayó un 74%.

Tras una nueva reunión mantenida entre el sindicato petrolero y el gremio jerárquico con distintos sectores empresarios, Vidal advirtió que en caso de que la operadora persista en su intención de disminuir actividad o reducir personal habrá un paro general de actividades y por tiempo indeterminado, en la vecina provincia.

“Sinopec es una empresa que muestra con claridad el daño que se puede causar a un yacimiento y Comodoro ha sido el ejemplo –refirió el dirigente en diálogo con Voces y Apuntes-, hasta que las autoridades de Chubut tomaron la decisión de revertirle las áreas y pedirles que se vayan”.

Grave baja de producción

La operadora Sinopec tuvo un drástico descenso en su producción de petróleo durante el año 2018, ya que en comparación al año 2014 extrajo casi un 31% menos que durante aquel período, según pudo evaluar esta agencia en base a los datos de la Secretaría de Energía de la Nación.

En total, la pérdida de petróleo generado por la operadora china en áreas santacruceñas equivale a unos 3,2 millones de barriles menos, que a un precio de 60 dólares promedio por barril significó  en el año un monto bruto de 192 millones de dólares, de los cuales la provincia dejó de percibir unos 23 millones que le hubieran correspondido en concepto de regalías.

Para los próximos días se espera una nueva reunión con la operadora, donde las autoridades provinciales esperan obtener algún tipo de compromiso de mejoras de inversiones. En fuentes gubernamentales, esta agencia pudo saber que hay un compromiso de reacomodar a los 200 operarios que quedaron desafectados del equipo perforador que bajó recientemente.

Un análisis de la actividad de la operadora permite establecer que en enero de 2019 la producción cayó sensiblemente en relación al mismo mes del año anterior. En efecto, en el primer mes de este año extrajo alrededor de 92.030,4 metros cúbicos de petróleo y 45,1 millones de metros cúbicos de gas. En petróleo, la merma supera el 14% frente a igual mes del año pasado, mientras en gas se retrajo casi un 24%.

La curva negativa puede igualmente trazarse al considerar la producción de todo el año 2018, frente a los períodos precedentes. En  efecto, durante el año pasado acumuló una producción total de  1.162.441,7 metros cúbicos de petróleo y 601 millones de metros cúbicos de gas.  Se trata de una merma del 13% frente a 2017, cuando había producido 1.342.591,949 cúbicos de crudo y 750 millones de cúbicos de gas, alcanzando un retroceso de casi el 20%.

La caída de actividad se nota en todos los años precedentes. Si se toma como punto de partida el período 2014, como referencia porque a mitad de ese año se inició la baja de precios en el mercado internacional, surge que las diferencias son muy grandes.

La producción petrolera en 2018 significó una caída del 31%, ya que produjo 516.000 cúbicos menos que el volumen total de 2014, cuando extrajo 1.678.906,8 metros cúbicos. Convertidos a barriles, la baja significa 3,2 millones de unidades.

En gas, el retroceso resulta también notorio. En 2018 produjo un 15% menos que los 712,1 millones de metros cúbicos extraídos durante 2014.

Inversión en picada

La menor actividad tiene un correlato con los planes de inversión anunciados, por vía de declaración jurada, ante la Secretaría de Energía de la Nación. Para el año 2018, la compañía china había comunicado un plan de acción por algo menos de 78 millones de dólares, cuando el año previo había alcanzado un monto de 108 millones de dólares, considerando los planes anunciados para Santa Cruz.

Según los registros oficiales, en 2016 había alcanzado un monto mayor, del orden de los 184 millones de dólares, mientras que en 2015 superaba los 223 millones. En 2014, al inicio de esta serie, superaba los 300 millones de dólares. Es decir, el año pasado la caída de su inversión en la provincia fue de un 74%, al compararse contra el año 2014.