COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los sindicatos petroleros de Chubut y Neuquén, según confirmaron fuentes a ADNSUR, acordaron finalmente este lunes con las cámaras empresarias la firma del acuerdo por la asignación de 8 horas y una vianda, más adicionales que completarán el equivalente al 70 por ciento del salario, con suspensión por 60 días, en el marco de la crisis petrolera mundial. Por su parte, el sindicato de Santa Cruz mantuvo la negativa y pidió al gobierno provincial de Alicia Kirchner que interceda ante el gobierno nacional, para buscar una vía alternativa.

Si bien la semana pasada estuvo a punto de firmarse, a último momento se pasó a un cuarto intermedio hasta ese lunes, a fin de ajustar detalles del texto final por el que finalmente se establecerían las condiciones para transitar los 60 días que durará el acuerdo, que se hace retroactivo al 1 de abril.
En diálogo con FM La Petrolera, Jorge Avila valoró  los alcances del acuerdo y reiteró que se apunta a sostener los puestos de trabajo en el marco de la crisis desatada por la pandemia mundial.

El acuerdo implica en la práctica una reducción del 30 por ciento del salario normal y habitual, pero a cambio de mantener los puestos de trabajo para un total de 7.500 operarios que no tendrán actividad en los próximos dos meses, ya que sólo se mantienen en funciones los equipos afectados a las tareas de producción y mantenimiento, dejándose sin efecto a los equipos de perforación.

“Ojalá estos 60 días sirvan para encontrar una salida, ahora estamos en una pelea para ver cómo vamos a sobrevivir a lo que deja la pandemia, un precio del barril de petróleo por el piso”, señaló el dirigente, al hablar de los precios del barril WTI en la jornada de hoy, que quedaron en valores negativos en algunas operaciones condicionadas por falta de espacio de almacenamiento para crudos producidos por Canadá.

Vidal se negó y reclama más inversiones

Por su parte, Claudio Vidal firmó un acta desde Santa Cruz en la que promueve la convocatoria a un nuevo ámbito de discusión con el gobierno nacional, convocado por el gobierno provincial, para poner en vigencia el sistema de barril criollo, sostener los puestos de trabajo “y propiciar nuevas inversiones en la provincia”. También reclama la puesta en vigencia del “barril criollo para evitar suspensiones y mermas de salarios”.