“Empezamos a las 8 de la mañana y terminamos pasadas las 13:30 hs, pudimos discutir todos los temas relacionados al conflicto que está por venir –detalló el secretario general de Petroleros Chubut, en contacto con ADNSUR-. Hablamos también con el gobernador Arcioni y con el intendente Luque, para empezar a trabajar una reunión oficial para el 18 de enero, con operadoras y empresas de servicios especiales, para frenar esto”.

Al ser consultado sobre los indicadores de la crisis que vaticina, el líder sindical señaló que “al no haber una ley de hidrocarburos que proteja a las cuencas maduras, está provocando que las empresas se quieran ir de esta región, que abarca a Chubut y a Santa Cruz, para radicarse en Vaca Muerta, donde los contratos se pueden hacer a 10 ó 15 años o más. Todo el mundo quiere migrar hacia aquellos lados”.

Caída en los equipos de perforación

Para reflejar los alcances del fenómeno, Avila detalló la baja en el parque de equipos de perforación en la región. “DLS tenía el año pasado, en 2021, 14 equipos trabajando y hoy sólo tiene 2; San Antonio tenía 9 y hoy sólo tiene 3; hablamos de los perforadores, que son los que dan laburo a laburo a las empresas y todo lo que provoca el trabajo posterior, como los servicios de producción y mantenimiento. Esto no se va a ver reflejado hoy, pero lo vamos a empezar a notar en el mes de junio”.

En igual sentido, comparó los planes de inversión de las principales compañías, que en el mejor de los casos apuntan a sostener la misma actividad del año pasado, sin levantar la perforación o en otros directamente tienen un desembolso muy bajo en la región, comparado con la cuenca Neuquina:

“Está el caso de Tecpetrol, que va a invertir 150 millones de dólares en Chubut, pero en Vaca Muerta va a invertir más de 1.500 millones de dólares: no llegamos ni al 10 por ciento”, comparó. “Indudablemente la cantidad de equipos va a ser menos y esto empieza a preocuparnos, porque el ruido grande lo vamos a tener a mitad de año”.

“Un aporte adicional para sostener los puestos de trabajo”

Al poner cifras a los puestos de trabajo, Avila mencionó el caso de la empresa Calfrac, una compañía de operaciones especiales que habría comunicado su decisión de trasladar las actividades hacia otra región. “Son 120 operarios que trabajan en esta empresa que decidió dejar sus actividades en esta cuenca para mudarse a Vaca Muerta”, planteó.

“Ya nos pasó también con Weatherford, que hizo las valijas y se fue a laburar a Neuquén con precios más altos y con contrato a cinco años, algo que acá no se puede hacer. También pasó con Superior, la empresa que iba a tomar los trabajadores de Weatherford y ahora esa gente corre riesgos, al no tener actividad asegurada y no puede subir a trabajar. Estamos con este conflicto y se está agrandando cada vez más”.

Avila precisó que además de las operadoras y empresas de servicios especiales, se buscará también la participación de pymes regionales, “para ver si hay condiciones para que alguna pueda hacer la inversión y quedarse con un área que nos pueda mantener los puestos de trabajo y la actividad en yacimientos maduros. Tenemos que pensar que no vamos a poder competir con un monstruo como Vaca Muerta”.

El dirigente sindical consideró que otro de los problemas que afronta el sector se vincula a la importación de insumos, como los polímeros y otros elementos necesarios para optimizar los pozos, por lo que propuso que “habrá que dar libertad para recaudar más o que se determine un valor extra, porque lo que nos condena también es lo relacionado a dólar. Lo único barato es la mano de obra y todo lo demás es a precios internacionales, por lo que esto golpea a las operadoras en las cuencas maduras”.

El dirigente no dudó en que “va a ser una semana muy difícil, porque el 18 va a ser el encuentro con las operadoras pero antes nos vamos a reunir con Arcioni y Luque para ponernos de acuerdo; no tenemos dudas de que vamos a conseguir los resultados. Ya lo hicimos años atrás, cuando cayó el precio del barril y fuimos con el entonces gobernador Mario Das Neves y conseguimos 8 dólares más por barril. Acá habría que pensar que las operadoras que están en Vaca Muerta tengan la obligación de poner un dinero para mantener la actividad en las cuencas maduras, lo que se podría hacer con un barril a precio diferencial, para nos permita mantener los puestos de trabajo”.

Bono de fin de año y paritarias para abril

En otro orden, Avila confió en que los problemas que se plantearon la semana pasada, con algunas pymes que no pudieron afrontar el pago del bono, ya comenzaron a regularizar la situación.

Algunos cobraron hoy y otras empresas van a pagar mañana, pero esto está casi resuelto”, precisó, al ser consultado sobre las medidas de retención de servicio que comunicaron la semana pasada, ante la Subsecretaría de Trabajo, para el caso de que persistiera la falta de pago.

Se trata del bono de 100.000 pesos, que el sector acordó cobrar en dos cuotas de 50.000 pesos cada una.En relación a la discusión paritaria, recordó que la ronda de negociaciones debe comenzar recién en el mes de abril.

“Nuestra mayor preocupación hoy es sostener los puestos de trabajo, porque si voy por más salarios pero con menos gente, tampoco me conviene. No podemos perder más trabajadores de los que ya hemos perdido en el último tiempo. Muchos que no quisieron trabajar en Chubut hoy firman una adenda y se van a Neuquén, donde trabajan diagramas de 14 días por 14 de franco, o sea 1 x 1. Mucha gente de Comodoro está trabajando allá y por ahora el mayor movimiento se ve en personal capacitado, lo que podría ser jerárquico o convencional con alta capacidad técnica. Esto se nota y empieza a perjudicar a toda la cuenca San Jorge."

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!