COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) -  Aún cuando resta cerrar el balance de producción petrolera correspondiente a diciembre del año pasado, la proyección de datos acumulados hasta noviembre último permite establecer que la provincia de Chubut mantuvo el primer lugar en lo que refiere a producción de petróleo en el país, si bien el crecimiento productivo de Neuquén –con un 27 por ciento de incremento a partir del shale oil de Vaca Muerta- podría desplazarla al segundo lugar durante el 2020.

Los registros oficiales que pudo relevar ADNSUR para este informe exclusivo reflejan que entre enero y noviembre del año recientemente concluido, Chubut acumuló una producción de 7,969 millones de metros cúbicos (siete millones novecientos sesenta y nueve mil), lo que representa alrededor de un 1,5% más que los 7,855 millones de metros cúbicos en igual período de 2018.

La diferencia positiva es de alrededor de 717.000 barriles más que el año pasado y es probable que al sumar el período de diciembre, con una producción que había comenzado a bajar paulatinamente desde agosto del año pasado, como consecuencia del decreto 564 (de congelamiento de combustibles y pesificación parcial del mercado petrolero), la diferencia sea más exigua, hasta el orden del 1%.  Hasta antes de las medidas de agosto, la producción en Chubut crecía a un ritmo más cercano al 3%.

De este modo, Chubut habría cerrado el año con una producción del orden de los 8,7 millones de metros cúbicos (cerca de los 55 millones de barriles), manteniendo el primer lugar en el ranking de producción de petróleo, que ha sostenido en forma ininterrumpida desde el año 2006.

Neuquén sube de la mano de Vaca Muerta

La provincia de Neuquén sufrió más fuertemente el parate del decreto nacional adoptado por el gobierno de Macri en agosto último, ya que las inversiones en las áreas no convencionales resultan altamente sensibles a la inestabilidad de la política energética. De no haber sido por el decreto que congeló los combustibles, el crecimiento que proyectaba Neuquén le hubiera permitido cerrar el año muy probablemente como la principal productora de petróleo, algo que de todos modos podría ocurrir durante el año en curso, si se recupera el ritmo de actividad que la cuenca Neuquina traía hasta el octavo mes del año pasado.

Aun con el freno del último trimestre del año, Neuquén tuvo un aumento de su producción de un crudo de nada menos que un 27%, ya que entre enero y noviembre produjo 7,259 millones metros cúbicos (siete millones doscientos cincuenta y nueve mil), supernado los 5,706 millones de cúbicos de igual período del año anterior. El incremento, de unos 9,8 millones de barriles, se explica fundamentalmente por la cantidad de petróleo no convencional extraído en Vaca Muerta, ya que la producción de crudo convencional se mantuvo prácticamente constante. La proyección estadística permite establecer que Neuquén habría cerrado el año con una producción del orden de los 7,9 millones de metros cúbicos, mientras que si el mercado obtiene señales de estabilidad en los primeros meses de 2020, seguramente la producción de los NOC seguirá creciendo a partir del gran potencial que caracteriza a aquella región con recursos no convencionales de petróleo y gas.

Santa Cruz sigue en descenso

Pese al crecimiento productivo de Chubut, la cuenca San Jorge presenta un signo negativo en la producción de 2019, debido al influjo negativo de la producción petrolera en Santa Cruz. Es que la vecina provincia mantiene una tendencia declinante, como lo reflejan los 4,650 millones de metros cúbicos (cuatro millones seiscientos cincuenta mil) de petróleo extraído en los 11 meses de referencia, lo que significa un retroceso del 4% frente a los 4,836 millones de metros cúbicos producidos en igual período de 2018. De este modo, el retroceso de Santa Cruz totaliza alrededor de 1,2 (un millón doscientos mil) barriles de petróleo menos que los producidos el año anterior.

Es útil aclarar que la merma de actividad se nota especialmente en Santa Cruz norte, ya que en la cuenca Austral hay explotación de recursos no convencionales que están posicionando a la provincia como un actor importante en lo que respecta a la producción de gas.