COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El volumen producido en junio por los campos petroleros de Chubut fue de 668.867,9 metros cúbicos, lo que significa una caída superior al 5 por ciento frente al mes anterior. En el primer semestre, la producción total registró una caída más atenuada frente al mismo período del año pasado, con una merma del 2,4 por ciento. En medio de una crisis histórica, la provincia mantuvo el liderazgo petrolero en el país, superando por muy poca diferencia a Neuquén, aunque la producción en las áreas neuquinas marcó creció un 20 por ciento en relación a la primera mitad del año pasado, de acuerdo con los informes relevados por ADNSUR en la Secretaría de Energía de la Nación.

Con una producción de 4,2 millones de metros cúbicos, equivalente a unos 27 millones de barriles, la actividad petrolera en Chubut volvió a encabezar, aunque por una diferencia cada vez más exigua, la tabla de posiciones en la primera mitad del crítico año signado por la pandemia. En comparación a la primera mitad de 2019, el registro es negativo, ya que los datos de la Secretaría de Energía de la Nación reflejan una caída de al menos 100.000 metros cúbicos (unos 629.000 barriles).

Buena parte del retroceso se verificó durante el mes de junio, cuando fue más notoria la caída de perforación de nuevos pozos que se decidió desde fines de marzo en todas las áreas del país, a partir de la cuarentena, en combinación con una demanda interna y externa que se redujo al mínimo debido a la crisis mundial. De ese modo, la caída del primer semestre del año es 2,4 por ciento frente a igual período del año pasado, pero en el cotejo junio contra mayo de este año la merma es del doble, al superar el 5 por ciento de diferencia: 358.000 barriles menos, al compararse el sexto mes del año contra el anterior.

Neuquén, en suba pese a la crisis

La producción petrolera en Neuquén mostró un comportamiento contrario a la crisis, ya que registra una suba del 20 por ciento en el primer semestre de este año, en comparación a la primera mitad del año pasado, según el registro publicado por la Secretaría de Energía de la Nación esta semana.

Si bien la producción total quedó en apenas 11.000 metros cúbicos por debajo de Chubut, parece previsible que a partir del leve recupero de la actividad proyectado para la segunda mitad del año la producción en los pozos neuquinos podría volcar definitivamente la balanza, aunque hoy la incertidumbre se mantiene en el sector y no hay pronósticos seguros. 

Un cambio de tendencia en la producción petrolera implicaría el quiebre de un período de 14 años, ya que Chubut ha encabezado la producción petrolera desde el año 2006, cuando desplazó a Neuquén de ese primer lugar.

Con ese escenario, el sector político de Chubut expresó su preocupación en las últimas horas por lo que hará YPF en lo que resta del año, a partir de los planes de inversión oficializados ante la Secretaría de Energía de la Nación y la menor actividad prevista en lo que queda de 2020, pese a la buena performance alcanzada en mayo, cuando Manantiales Behr logró un récord de producción. 

Si bien no es la principal operadora en la provincia, la estrategia de la petrolera de mayoría estatal es un indicador ineliduble para el resto de los jugadores del mercado.También otras operadoras, como Capsa y Tecpetrol, reflejan un retroceso de actividad para este año a partir de sus planes de inversión en la provincia.