BUENOS AIRES - El precio del crudo de la la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), calculado como una media de sus países miembros, alcanzó este martes valores mínimos con una baja del 5,8%, situándose en US$55,51, como consecuencia del temor por los efectos económicos de la extensión del coronavirus en China, una crisis sanitaria que afectó a la demanda de petróleo.

Los analistas consideran que las reuniones que tendrán lugar en Viena durante hoy y mañana podría ofrecer cierto apoyo a los precios, ante la posibilidad de nuevos recortes en la producción de crudo por parte de la OPEP y sus aliados, el grupo conocido como OPEC+, reportó la agencia EFE.

Representantes de la OPEP y de otros países productores, como Rusia, iniciaron este martes una reunión a nivel técnico de expertos, en un momento en el que el crudo perdió cerca de 15% de su valor desde que comenzó el año.

El encuentro tiene previsto finalizar mañana miércoles, y se espera que culmine con un comunicado que brinde recomendaciones para la próxima reunión ministerial de la OPEP+, a celebrarse el 5 y 6 de marzo próximos.

La OPEP decidió en diciembre un recorte de la producción de 1,2 a 1,7 millones de barriles diarios durante el primer trimestre de 2020 para mantener los precios, y en la reunión prevista para marzo podría decidirse profundizar los recortes actuales, si la demanda de petróleo en China continúa afectada por el Coronavirus, para evitar la volatilidad de los precios.

Arabia Saudí, el principal productor del grupo, buscaría acordar una rebaja colectiva drástica y a corto plazo de la producción, de 500.000 barriles al día hasta que se supere la crisis, reportó la agencia EFE.

China es el principal importador de crudo, por lo que la caída en su consumo puede tener un gran impacto en los precios del petróleo, una desaceleración en la demanda que también dependerá de la rapidez con que se normalice el transporte y la actividad industrial en el país asiático.

Las petroleras chinas comenzaron a recortar el volumen de crudo que es procesado en sus refinerías, disminuyendo la producción del 30% al 50% en la última semana.