COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En una cotización que no se registraba desde el año 2003, el crudo tipo Brent perforó el piso de los 25 dólares cerca del cierre de la bolsa de Londres (19:33 hs de aquel país, 4 horas menos en Argentina), profundizando una tendencia negativa que continúa acelerándose conforme se aproxima el 1 de abril, cuando Arabia Saudita y Rusia se lancen en una carrera para saturar aun más el mercado con incrementos de su producción. En Argentina se discute un precio sostén para el mercado interno.

El crudo tipo Brent, que se toma como referencia en nuestro país, superó este miércoles una marca más baja que en la crisis de 2016 (alcanzando así un mínimo en 4 años y 2 meses), ya que el 20 de enero de ese año alcanzó el piso de 26,01 dólares por barril. Pero la jornada record fue mucho más lejos.

Durante esta jornada, la cotización llegó hasta 24,49 dólares, lo que representa una banda de precios que no se daba desde el año 2003: el 8 de mayo de aquel lejano año, la cotización se ubicaba en 24,48 dólares, apenas un centavo por debajo de la marca de hoy, pero en un contexto totalmente diferente: en esa época el crudo había empezado una escalada casi diaria, que lo llevaría a llegar en pocos meses los 30 dólares y desde allí no se detuvo hasta el pico histórico de los 150 dólares por barril de mediados de 2008, para caer sobre fines de ese año hasta la franja de los 32 dólares por barril. Luego, apenas comenzó 2009, el precio volvió a estabilizarse en poco tiempo, para superar los 90 dólares hasta la crisis de 2015, para caer al piso arriba mencionado del primer mes de 2016.

En este caso, la perspectiva es que la cotización seguirá cayendo, al menos por las próximas semanas, a partir del desacuerdo entre Arabia y Rusia, que sumarán más producción desde el mes próximo, al caducar el último acuerdo para recortar sus respectivos flujos de producción.

Algunos países que se ven especialmente afectados, como Estados Unidos, estarían evaluando una opción que consiste en que el gobierno de ese país compre grandes cantidades de barriles de petróleo barato, a fin de incrementar sus reservas y al mismo tiempo compensar parte de la caída de producción de sus campos no convencionales, que se verán fuertemente afectados por la caída de precios, ya que se torna inviable su producción.

Algunos analistas ya avizoran que el barril caerá por debajo de 20 dólares -de hecho México está exportando a 18 dólares, con la salvedad de que ese país toma como referencia el WTI, que hoy se ubicó en 20,81 dólares.