El año 2021 cierra para la actividad petrolera en Chubut con un balance que permite mostrar un grado de recupero frente a la caída de producción originada en la pandemia, durante el año pasado, mientras que la proyección para 2022 es de sostener esa línea, según han coincidido autoridades y referentes de operadoras. El dato positivo es el aumento de inversiones proyectado, pero al mismo tiempo la expectativa es mesurada, ante la gran volatilidad del mercado internacional y las turbulencias propias de la economía argentina. 

La cuenca San Jorge podría recuperar en 2022 parte del dinamismo perdido en los últimos años. Esa proyección incluye a Chubut, por los anuncios formulados el pasado 13 de Diciembre cuando se celebró el Día del Petróleo, pero también al norte de Santa Cruz, a partir del reciente acuerdo de prórroga entre esa provincia y la operadora CGC, que se hizo cargo de áreas que Sinopec tenía a su cargo pero en las que había comenzado a desinvertir en los últimos 4 años. 

A la hora del balance 2021, hay tres ejes que ayudan a reseñara por dónde pasaron los objetivos del sector y hacia dónde podrían orientarse en el próximo ciclo, en el que se inicia un paulatino proceso en el que coincide la caducidad de algunas concesiones, a partir del año 2027, con una agenda internacional que plantea el desafío de pensar combustibles alternativos para reducir los efectos negativos del cambio climático.

En 2022 se espera recuperar el movimiento de equipos perforadores, según reclamó el gremio petrolero días atrás.
En 2022 se espera recuperar el movimiento de equipos perforadores, según reclamó el gremio petrolero días atrás.

El “termómetro” de la producción

Los análisis realizados en las últimas semanas por protagonistas de la industria en la región han señalado que la producción de petróleo comenzó a recuperarse durante el año a punto de concluir, tras el fuerte retroceso sufrido en 2020 por efecto de la pandemia. 

“La actividad en la provincia se ha recuperado este año con respecto a la caída de la pandemia –evaluó el ministro de Hidrocarburos, Martín Cerdá, al momento de hacer un balance-. Diría que estamos ‘empatados’, no se ha superado aquel nivel que teníamos a fines de 2018, pero quedamos en equilibrio con la producción, porque estamos aproximadamente en 680 ó 700 mil metros cúbicos por mes, cuando lo habitual hasta antes del coronavirus era de 710 ó 720 mil cúbicos por mes. Esperamos seguir levantando la curva, con las dificultades de nuestra región y la geología de nuestra cuenca, en la que no debemos olvidar que se mueve mucho porcentaje de agua de formación por cada barril de petróleo que se logra producir”.

Los datos de la secretaría de Energía de la Nación reflejan que la producción cayó en 2020 un 5 por ciento en relación a 2019 (con datos actualizados para el período enero-noviembre), mientras que esa reducción se vio atenuada en 2021, con una merma del 2,5 por ciento respecto de igual lapso del año pasado. 

Ministro de Hidrocarburos de Chubut, Martín Cerdá. Foto: La Opinión Austral.
Ministro de Hidrocarburos de Chubut, Martín Cerdá. Foto: La Opinión Austral.

“Si se considera que además hay una declinación natural de los yacimientos, por encima del 10 por ciento anual, significa que hay un incremento de actividad, porque los porcentajes de reducción están por debajo de esa curva natural”, evaluaron desde áreas técnicas del Ministerio, para explicar la evolución de esos números. 

De ese modo, la curva de extracción de crudo para el año próximo debería volver al nivel de 2019, aunque las variables que entran en juego son múltiples y de alta volatilidad, como lo refleja la evolución del precio internacional. Y a esto se suman los factores propios de la economía argentina, que incluye una alta dificultad para la obtención de financiamiento y atraer nuevas inversiones.

Proyecto de ley de incentivos a la producción de petróleo y gas

El gobierno nacional dio impulso este año a un proyecto en el que precisamente busca generar incentivos para atraer capitales y explotar la gran cantidad de recursos de gas y petróleo que existen principalmente en la cuenca Neuquina, en una iniciativa que no está exenta de polémica.

El 8 de julio de 2021 se produjo en Comodoro Rivadavia una fuerte movida, reflejada en una concurrida reunión de sectores vinculados al petróleo en la cuenca del golfo San Jorge, a partir de la inquietud de los gremios petroleros de Chubut y la consecuente convocatoria del gobernador Arcioni para analizar el proyecto.

La preocupación sobre el texto de la iniciativa original fue planteada por los dirigentes Jorge Avila y José Lludgar tras una reunión mantenida con autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación, en la que surgieron dudas sobre el desequilibrio que podría provocar la norma, a favor de Vaca Muerta y en perjuicio de las demás cuencas del país. 

La reunión convocada por el gobernador Arcioni en Comodoro Rivadavia fue uno de los hitos de la actividad petrolera del año. Foto: Daniel Feldman.
La reunión convocada por el gobernador Arcioni en Comodoro Rivadavia fue uno de los hitos de la actividad petrolera del año. Foto: Daniel Feldman.

Finalmente el proyecto tuvo modificaciones, en las que se incluyeron algunas de las sugerencias impulsadas en aquella mesa regional, pero el consenso no ha sido plenamente alcanzado. Por ahora no hay fecha de tratamiento y la iniciativa ha quedado en espera, ya que sigue provocando dudas en distintos sectores, tanto desde el punto de vista político como técnico. 

Uno de los incentivos que apunta a generar la futura ley es para garantizar la libre disponibilidad de divisas de una parte de los dólares generados por exportación de petróleo y gas proveniente de nuevos pozos, lo cual es un aspecto especialmente sensible para la macro economía del país. 

Inversiones para 2022

Uno de los indicadores respecto de lo que puede esperarse para el año próximo es el plan de inversiones de las operadoras, que ha sido informalmente anticipado a las autoridades provinciales, si bien el programa formal, con carácter de Declaración Jurada, tiene plazo de enviarse a la Secretaría de Energía de la Nación hasta el 31 de marzo próximo.

“Las  inversiones para el año próximo van a ser de algo más de 1.000 millones de dólares, después del retroceso que tuvimos en estos últimos dos años por la pandemia -sintetizó el ministro Cerdá-. El panorama es muy bueno para el año próximo, sobre todo teniendo en cuanta lo que pasó por el coronavirus. Obviamente, esperamos que no haya ningún problema que no podamos controlar, como el precio internacional o un empeoramiento de la crisis sanitaria”.

El ministro detalló que parte de los proyectos apuntan a la recuperación terciaria, mientras que otros prevén un incremento en la actividad de perforación, de acuerdo con la geología de los distintos yacimientos. El sindicato petrolero, a través de Jorge Avila, había reclamado un mayor número de perforadores dentro del programa del año próximo, para propender a sostener un parque similar al que estaba trabajando en forma previa a la pandemia.

Pese a los efectos de la pandemia, Chubut sigue aportando un volumen de producción que este año se ubicará en el orden de los 53 millones de barriles de crudo.
Pese a los efectos de la pandemia, Chubut sigue aportando un volumen de producción que este año se ubicará en el orden de los 53 millones de barriles de crudo.

La volatilidad característica del mercado internacional se ha visto acentuada en los últimos dos años, con fuertes bajas y nuevas subas en cuestión de pocos días, de allí que aun cuando las perspectivas son alentadoras, los pronósticos se toman con mesura.
Aun cuando los montos de inversión no son los mismos que en los momentos de mayor actividad, cuando los planes podían alcanzar los 1.200 ó 1.300 millones de dólares por año sólo en esta provincia, el 2022 prevé un recupero a los niveles posibles para la cuenca en los próximos años. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!