COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Fuentes de la industria petrolera compartieron con ADNSUR una imagen que preocupa al mundo petrolero: los puntos rojos son buques tanques que, cargados con petróleo, no encuentran demanda para su colocación. “Por cada día que están así, parados, el costo es de 30.000 dólares”, explicó uno de los referentes del sector.

De este modo, alrededor de los mares del mundo hay verdaderos depósitos flotantes de petróleo, con capacidades que pueden superar el millón de barriles cada uno. Aún con esas magnitudes, la posibilidad de almacenar petróleo en el plantea es cada vez más acotada. Se achica más en la medida que no se reactive el consumo, especialmente de los sistemas de transporte público.

Actualmente, en el mundo hay un sobrante de 20 millones de barriles por día, ante la caída abrupta del consumo. El recorte de la OPEP+, que rige desde el 1 de abril, prevé una baja paulatina de 9,7 millones de barriles diarios.

Según explican los especialistas, la situación actual del mercado se denomina “contango”. Esta es una situación en la que el precio actual es menor a lo que se espera que valga en el futuro. Como el día 20 de cada mes hay cambio de contratos en el tipo de petróleo WTI, que se produce principalmente en Estados Unidos, este lunes los precios se tornaron negativos para ese tipo de crudo, ya que fue necesario pagar para su almacenamiento, ante la falta de demanda para refinarlo.

Los días 30 corresponden los cambios de contratos para el crudo tipo Brent, que es el que se toma como referencia en nuestro país. Lo que pasó el lunes 20 con el crudo tipo WTI fue que en el mercado había sólo vendedores y casi nulos compradores.

Quienes conocen el sector advierten también que aun en esta situación crítica, es difícil prever que la producción de crudo pueda detenerse en su totalidad. Es que poner los yacimientos nuevamente en marcha resulta muy costoso, no sólo desde el punto de vista económico, sino geológico, ya que no es sencillo volver a producir después de períodos de paralización.