MAURICIO - Los equipos de intervención lograron temporalmente detener la fuga de petróleo que data de hace varios días, pero crece el riesgo de que la nave se parta en dos, informó la agencia de noticias ANSA.

"Las grietas se están alargando. La situación está empeorando", dijo a la prensa el primer ministro de Mauricio, Pravin Jagnauth. El buque Wakashio, propiedad de una compañía japonesa pero de bandera panameña, transportaba 3.800 toneladas de petróleo pesado y 200 toneladas de diésel cuando encalló sobre un arrecife de coral en Pointe d'Esny el 25 de julio pasado.

Más de 1.000 de las casi 4.000 toneladas de combustible transportado por la Wakashi ya fueron derramadas al mar, afirmóAkihiko Ono, vicepresidente de la Mitsui OSK Lines, la compañía que administra la nave.

El gobierno de Japón enviará mañana un equipo de expertos a Mauricio para suministrar asistencia después del derramamiento de combustible de la nave y el riesgo de un desastre ambiental sin precedentes, agregó ANSA.

Un equipo de seis personas partirá este lunes por la mañana hacia Port Louis, la capital de la isla situada 550 kilómetros al este de Madagascar, donde está encallado el petrolero.

En el equipo hay cuatro miembros de la Guardia Costera Nacional, un funcionario del Ministerio de Exteriores y uno de la Agencia de Cooperación Internacional.