CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El gobierno nacional está próximo a reglamentar la modalidad de autoservicio en estaciones de servicio, de manera que los automovilistas podrán cargar el combustible en su vehículo y también proceder al pago mediante modalidades electrónicas, como ocurre en otros países del mundo. El sistema convivirá con el expendio a través de playeros, pero la ventaja para el usuario es que en las terminales auto asistidas el combustible sería un poco más barato.

“La puesta en marcha de esta modalidad será voluntaria”, dijo el presidente de la Cámara de Expendedores de la provincia de Córdoba, Gabriel Bornoroni. Además, aclaró que “no será exclusivo, sino que deberá compartirse con el modo asistido por playeros en igual porcentaje”, señaló, en declaraciones publicadas por el sitio especializado “Surtidores”.

La medida podría ser polémica, porque supone un riesgo para los puestos de trabajo que dependen de esta actividad, pero el tema parece una decisión tomada, tanto por el gobierno como por la Cámara de Expendedores, ya que este sector apunta a reducir parte del costo laboral y a agilizar las ventas.

La Secretaría de Energía ya trabaja en la elaboración del protocolo de seguridad para poner en marcha el sistema, fuertemente resistido por el SMATA, mientras que también se aguarda a que las operadoras presenten sus prototipos de dispensador.

En países donde rige este sistema, el automovilista paga previamente con tarjeta de crédito la cantidad de combustible que desea ingresar a su tanque, con una terminal instalada en el propio surtidor, lo que habilita el dispensador de nafta o gas oil, generando también un sistema de crédito a favor en caso de que el tanque se llene antes de la cantidad de dinero aportada.