COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El director del Observatorio de la Energía “Enrique Hermitte”, Federico Bernal, opinó sobre la reciente decisión de YPF de reconvertir su área exploratoria y concentrar la mayor parte de sus esfuerzos en las áreas NOC (No convencionales) y off shore, además de concentrarse en objetivos internacionales, en detrimento de las áreas maduras del país. El analista, que fue uno de los partícipes del documento del PJ en el que se proponen medidas energéticas y de economía para el futuro gobierno de Alberto Fernández, dijo además que los combustibles en el país no pueden estar directamente alineados con el dólar, como si la Argentina no tuviera petróleo ni abastecimiento propio de naftas y gas oil.

“Con el gobierno de Macri hubo una triste tendencia a descuidar las áreas convencionales, salvo algunas excepciones, con un fuerte sesgo a favor de Vaca Muerta”, dijo Bernal en diálogo con Actualidad 2.0, por radio Del Mar. “Esto es la realidad de lo que pasa cuando el mercado se hace cargo de determinadas políticas y es lo que está pasando con la caída masiva de la producción de los convencionales, tanto en gas como en petróleo”.

En los últimos días, YPF concretó el despido de 60 operarios del área de Exploración, en base a una nueva definición de objetivos que apuntan a concentrar el esfuerzo exploratorio en los NOC y en las áreas recientemente adjudicadas para explorar en el mar argentino. Consultado si una decisión de esta magnitud era esperable cuando el país atraviesa una transición hacia un nuevo gobierno, tratándose de una empresa controlada en un 51% por el Estado nacional, respondió:

“Está todo muy confuso y controvertido. Por supuesto que es llamativo que haya movimientos así, cuando en realidad en YPF están previendo que el gobierno de Alberto Fernández (y el documento del PJ así lo dejaba entrever) escucharía el reclamo de las provincias productoras para reactivar las áreas convencionales,  con lo cual me llama la atención que YPF tome esta decisión en este momento. Lo mismo, no hay nada claro y también la compañía se rige por los intereses de sus accionistas, por lo que esto debe ser el resultado de una decisión política de la empresa”.

Combustibles: apuntar a precios accesibles para el mercado interno

Otro de los temas abordado en el documento de referencia se vincula a los precios de los combustibles. En ese plano, Bernal opinó que si bien hay un reclamo de las operadoras por un retraso de precios superior al 20%, dicha diferencia sólo se explica en base a un mercado liberado, sin considerar que parte de la producción no está dolarizada.

“Ese atraso tiene que ver con las reglas del mercado, con las que se está rigiendo el sector. En este tiempo los combustibles estuvieron dolarizados y pagamos al precio internacional del petróleo, porque las productoras han antepuesto sus intereses por sobre una política de hidrocarburos genuinamente nacional, con lo cual el retraso sólo existe en los esquemas de libre mercado y un sector de la refinación y comercialización de combustibles que sólo atenta contra el desarrollo nacional. No podemos regirnos por las mismas reglas de juego que aplican Chile o Uruguay, o cualquier otro país sin petróleo. Argentina es auto suficiente en petróleo, lo mismo en nafta súper y gas oil grado 2. ¿Por qué tenemos que regirnos por precio internacional y por qué pagar combustibles cada vez más caros y en dólares? Lo que hay que hacer, sin perjudicar a las provincias que reciben regalías por precio internacional, es ver de qué manera el Estado nacional define una política nueva para el sector, buscando un equilibrio entre todos los sectores, con eje en Nación y las provincias, preservando el mercado interno y el consumo con la lógica de un país productor de petróleo, que refina prácticamente la totalidad del combustible que consume. No tiene sentido ver estaciones de servicio cada vez más vacías, con productoras que reciben ganancias extraordinarias o provincias con regalías extraordinarias, por el solo hecho de recibir el precio del petróleo en valores internacionales. No le sirve al país y hay que buscar un punto de equilibrio, con una política petrolera que distribuya beneficios en todos los sectores, pero con combustibles al alcance de la ciudadanía y no se resigne a las mismas reglas de países sin petróleo”.

Pesificación parcial de tarifas

 Ante la pregunta de si el documento sugiere desdolarizar los productos energéticos, insistió: “Argentina no puede tener la energía dolarizada; por supuesto que hay costos atados al dólar, producto de 4 años de desmantelamiento del aparato productivo industrial, con lo cual difícilmente se pueda pesificar todo. Por otro lado, hay proyectos de inversión sobre todo en Vaca Muerta, con una expectativa de tasa de retorno en dólares. ¿Qué costos se pueden pesificar, de todo eso? ¿Se pueden acordar exportaciones del shale a precio internacional y venta de petróleo al mercado interno, a precios argentinos? Son las preguntas que debemos hacernos para encontrar un punto de equilibrio, en el que debe primar la lógica y terminar con esta política energética nefasta”.

 Ante la consulta de si el presidente electo le preguntara una opinión sobre la posibilidad de congelar por 100 días más todos los precios energéticos, respondió: “Yo no hablaría de 100 días. Lo primero que diría  es que debemos ver lo que se recibe en materia tarifaria, porque no olvidemos que hay cuotas y diferimientos por todos lados, además de subsidios del Estado que han recibido las licenciatarias para no sufrir pérdidas. Tenemos también aumentos diferidos y congelamientos, como la tarifa del gas hasta abril del año próximo. Es todo muy caótico… Si a mí me pregunta, le aconsejaría ver qué se recibe y el estado en que se encuentra cada uno de los sectores, para diseñar una política tarifaria en función de ese cuadro, en base a un proyecto político que está en las antípodas del de Macri, a quien no le importó que las tarifas energéticas estuvieran por las nubes, porque no le interesa el mercado interno ni el consumo del país. Para un proyecto de industrialización y recupero del mercado interno, no podemos seguir con la misma política tarifaria ni los precios de la energía que tuvimos en estos 4 años”.