COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Los petroleros privados de todo el país concurrirán este miércoles a la primera reunión de conciliación con las cámaras empresarias, en el marco del conflicto abierto tras el desacuerdo en la discusión paritaria, a partir de la negativa de las operadoras a reconocer un aumento del 16 por ciento, pendiente desde fines del año pasado.

Por otra parte, los gremios también reclaman compensar la pérdida de aportes que implicó el recorte salarial durante la pandemia, cuando se reconocía una parte de la remuneración pero sin aportes sociales.

Así lo reseñó Jorge Avila, quien advirtió que la conciliación obligatoria recién fue acatada el lunes último, luego de evaluar si habría posibilidades de llegar a un acuerdo durante las negociaciones iniciadas en el Ministerio de Trabajo de la Nación.


“Vamos a sentarnos para ver si es verdad que quieren negociar. Nosotros ya hemos colaborado reduciendo las horas de trabajo y todo lo que se hizo para atravesar la pandemia, pero eso no significa que regalemos el salario –señaló el titular de Petroleros Chubut -. Además nosotros tenemos una situación distinta en la cuenca, porque somos los únicos que exportamos crudo y no podemos estar un año sin paritaria”.


El reclamo inicial es por el reconocimiento del 16,2 por ciento que se había acordado en la paritaria 2019, que debían aplicarse sobre fines del año pasado. Los sindicatos apuntan a que se aplique ese aumento de forma retroactiva, al menos para los operarios que siguieron trabajando durante la pandemia.

32 casos positivos de Covid

Por otro lado, los gremios empezaron a reclamar aportes no realizados por las empresas durante la pandemia, al pagar una parte del salario a través del artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo. Según precisó Avila, ese monto de aportes no realizados durante la crisis asciende a unos 250 millones de pesos. Desde Neuquén, por otra parte, se reclama un monto de 800 millones, a partir de acuerdos realizados por el gremio de esa provincia.     


“Ese es otro tema de discusión, no lo vamos a llevar a la mesa paritaria, pero también está pendiente, porque si no, no podemos sostener la obra social”, graficó.    

        
“Tenemos 32 casos de Covid confirmados y 120 trabajadores que no han podido subir a trabajar, que están de cuarentena y pudimos cubrirlo con gente sobrante, que fueron relevando y pudieron subir”, añadió.

Críticas a YPF

En otro orden, Avila reseñó que la actividad tiende lentamente a recuperarse, aunque cuestionó a la operadora controlada por el Estado nacional: “Excepto YPF, todo lo demás va por buen camino –planteó-, porque es la única operadora que hoy tiene trabado el mecanismo de resolución: un día te para la producción por una cosa, o cuando hay viento no quiere trabajar y después no se lo paga a la contratista y ésta no le paga a los empleados. Los que se fueron de YPF eran tan malos que ojalá no vuelvan nunca más, pero estos que vinieron son tan malos como los que se fueron”, cuestionó.


Sobre el movimiento de equipos de la operadora, señaló que “ahora están empezando a mover de a poco los equipos. Se habían comprometido desde el 1 julio, pasaron todos estos meses y nosotros al acuerdo lo terminamos. Pensábamos reunirnos esta semana pero no pudimos por el tema de los viajes, vamos a ver si la semana que viene podemos hablar con Sergio Afrrontti para encontrar una solución. YPF ahora está exportando petróleo y  podría levantar la cabeza”.