COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Las exportaciones de petróleo alcanzaron entre enero y mayo de 2019 un total de 600 millones de dólares, mostrando un leve incremento respecto de igual lapso del año pasado y sosteniéndose por encima del mismo período de 2017, cuando el monto fue de 207 millones de dólares. 

A través de retenciones a la exportación, Nación logró recaudar sobre ese monto alrededor de un 10%, es decir que en los primeros 5 meses la venta externa de crudo reportó a las arcas nacionales alrededor de 60 millones de dólares, que equivale a alrededor de 2.400 millones de pesos, si se toma un tipo de cambio promedio de 40 pesos para la primera parte de este año.

La exportación de petróleo, que en su mayor proporción es el que se produce en el golfo San Jorge, con epicentro en Chubut, sigue aportando datos positivos para el mercado externo argentino, que en mayo registró un superávit de 1.373 millones de dólares: el saldo positivo, sin embargo, no se explica por un incremento total de las exportaciones (lo que significaría un crecimiento virtuoso de la economía), sino por una caída drástica de las importaciones, particularmente en bienes de capital (producto de la recesión de la economía).

Si bien en el informe emitido en los últimos días por el INDEC todavía no se discrimina por origen provincial de las exportaciones, resulta útil observar los datos totales de 2018: en ese período, Chubut exportó petróleo por un total de 1.200 millones de dólares, casi tres veces más que los 450 millones de dólares del año 2017.

Retenciones recaudadas por Nación

Con el sistema vigente de retenciones sobre productos primarios, que implica un máximo de 4 pesos por cada dólar exportado, se puede estimar que el Estado Nacional se quedó con alrededor del 10% total exportado de petróleo. Se trata de un monto que, en esos primeros 5 meses del año, significa alrededor de 2.400 millones de pesos.

Si se considera que una gran parte de las exportaciones salen de las costas de Chubut, puede cotejarse ese monto de 5 meses con el reclamo del fondo sojero que ha planteado la provincia ante Nación: se apunta a recuperar algo más de 900 millones de pesos por todo el año.

Paralelamente, el sistema de retenciones recorta el precio del crudo que se liquida en el mercado interno, por lo que en la práctica se produce una baja de regalías cobradas por las provincias productoras de hidrocarburos.