COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Seguimos esperando el barril criollo, pero mientras tanto las liquidaciones se hacen a precio Brent, que es un valor fluctuante de entre 20 y 26 dólares”, dijo el gobernador Arcioni este viernes. Y agregó un dato sobre la liquidación de este mes: “las regalías están cayendo un 70 por ciento”, aseguró. Aunque no aclaró si la comparación es contra marzo o enero, en cualquier caso la pérdida es brutal: con ese nuevo recorte de ingresos, el déficit para cubrir salarios aumentaría en más de 1.000 millones de pesos.

Tal como ha informado ADNSUR, la masa salarial del mes de marzo ascendió a 4.624 millones de pesos. De ese total de salarios vencidos, el gobierno todavía no pudo pagar los rangos 3 y 4 de los empleados públicos. Si se considera que más de la mitad de los agentes se ubican en estos dos últimos escalones, se deduce que al gobierno le faltan todavía unos 2.500 millones de pesos para completar los salarios de marzo, más la masa salarial completa de abril.

Un agujero que crece

Con la magra recaudación de regalías de abril, la brecha se agrandará todavía más. Un cálculo conservador, realizado por esta columna en base a la consulta con diversos actores del sector, indica que en abril la recaudación por regalías oscilaría en torno a los 17 millones de dólares: al tipo de cambio actual, unos 1.100 millones de pesos, lo que representaría unos 600 millones de pesos menos que el mes pasado. Y unos 900 millones de pesos menos que en enero (último período de recaudación normal pre impacto del coronavirus).

Sin embargo, los dichos del gobernador llevan este impacto a un nivel más grave todavía, dentro de una situación por demás compleja. Si la referencia del 70 por ciento de caída fue sobre enero, significaría que en abril sólo ingresarán 10 millones de dólares, es decir unos 670 millones de pesos: la masa salarial pierde alrededor de 1.100 millones de pesos frente al mes pasado (al que todavía le falta completar 2.500 millones, vale tener presente).

Si se toma como referencia el mes anterior, cuando ingresaron 25 millones de dólares por regalías, este mes tocarían solamente 7,5 millones de dólares. Es decir, poco más de 500 millones de pesos, por lo que el déficit salarial se agranda en 1.200 millones de pesos contra marzo, pero trepa a 1.500 millones de pesos contra enero.

Un modo más sencillo de entenderlo: la provincia está a punto de perder una masa salarial completa.

Salidas de emergencia

La definición del “barril criollo”, para que las regalías se liquiden sobre un precio de 45 dólares como referencia inicial, podría equilibrar en parte los números el mes próximo -si es que finalmente se firma el decreto-, pero no será la solución definitiva a las cuentas públicas, ni mucho menos.

La provincia requiere refinanciar su deuda externa, que en mayo presenta vencimientos por 3 millones de dólares, en junio por 5 y en julio por 16 millones de dólares. El lunes, el ministro Oscar Antonena fue citado a la Legislatura para informar avances sorbe esas negociaciones, que corren contra reloj, en paralelo con la estrategia del gobierno nacional para renegociar su propia deuda.

La otra alternativa es obtener mayor financiamiento del gobierno nacional, para compensar la caída de la recaudación de impuestos propios, a partir de los ATN (Chubut recibirá 1.300 millones de pesos en 3 etapas) y nuevos préstamos del Estado nacional, aunque esa vía ya está casi agotada para la provincia, que además de vencimientos en dólares afronta descuentos de coparticipación para devolver préstamos al gobierno nacional.

La refinanciación de la deuda es vital para los meses próximos: sin contar mayo, quedan vencimientos por 79 millones de dólares hasta fin de año. Al cambio de hoy, más de una masa salarial. Así, el riesgo no es solo para un primer salario a punto de perderse, sino para dos haberes completos de estatales.