COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - La pandemia y su impacto sobre los precios del petróleo dejó una huella indeleble en las cuentas públicas de Chubut. Entre enero y julio de este año, los ingresos por regalías petroleras y gasíferas se redujeron en 84,2 millones de dólares, en comparación al mismo período del año pasado. Si se toma un tipo de cambio de 67 pesos, el monto superaría los 5.600 millones de pesos: el equivalente a más de una masa salarial completa de las que abona el Estado provincial a los agentes públicos.

Según datos oficiales a los que tuvo acceso ADNSUR para este informe exclusivo, cruzando la información provisoria de la Secretaría de Energía de la Nación con las liquidaciones efectivas que se realizan mensualmente en la provincia, Chubut obtuvo entre enero y julio un total de 147,2 millones de dólares en concepto de regalías hidrocarburíferas. Ese monto incluye tanto a la producción de petróleo como, en menor medida, a la de gas.

La peor recaudación en 20 años

El retroceso frente al mismo período de 2019 es notable, ya que en ese lapso la liquidación había resultado de 231,4 millones de dólares. Con un precio promedio que resulta muy inferior al que rigió durante 2019, la caída se explica por liquidaciones mensuales que se encuentran entre las más bajas de los últimos 20 años

Los períodos más críticos fueron los meses de mayo, con sólo 12,9 millones de dólares (si se resta el gas, el petróleo sólo reportó alrededor de 11,4 millones) y abril, con 15,2 millones de dólares por petróleo y gas. 

En cuanto al precio promedio por barril, según detallaron las calificadas fuentes consultadas para este informe, en los primeros siete meses de 2020 ha sido de 37,4 dólares, mientras que en 2019 ese valor se ubicó por encima de los 57 dólares.  

 

El ingreso de este año queda por debajo de otro período igualmente crítico en cuanto a precios internacionales. Entre enero y julio de 2017, por ejemplo, la recaudación fue de 180,4 millones de dólares, por lo que 2020 queda también por debajo de esa marca. Y mucho más debajo de 2018, cuando la recuperación del mercado había elevado la recaudación de los siete meses hasta 254,9 millones de dólares.

Impacto profundo

Aunque el tipo de cambio de este año resultó en promedio un 20 por ciento superior al del año pasado, es importante remarcar que esa diferencia no compensa en pesos la pérdida de ingresos. 

La magnitud de la retracción por la pandemia se refleja en un dato sintomático de la crisis que atraviesa la provincia: la merma de ingresos frente al año pasado equivale a más de 5.600 millones de pesos, lo que supera en 400 millones a la masa salarial actual de la provincia. Es decir, al menos uno de los tres meses de retraso salarial se explica por la crisis del mercado petrolero.

El otro elemento que incide es la deuda provincial. Las liquidaciones de los últimos meses prácticamente se compensan con los vencimientos de deuda por bonos de la provincia. Los vencimientos que deben abonarse en octubre han comenzado a reservarse desde la liquidación de julio, cuando ingresaron en total 17,5 millones de dólares. 

 

Tanto en ese mes (que se cobra a mediados de agosto), como la liquidación de agosto y septiembre deberán restar al menos 13 millones de dólares, para garantizar el 15 de octubre los 39,7 millones de dólares que deben afrontarse por vencimientos del bono BOCADE. 

Además, se restan también vencimientos de del BOPRO, por 3 millones de dólares en agosto y del BODIC 2, por 5,7 millones de dólares el próximo 15 de septiembre. Es decir, las liquidaciones de regalías quedan prácticamente compensadas con los pagos de deuda a los acreedores externos, a quienes el gobierno intenta convencer de que dejen de cobrar durante los próximos 3 años para poder reordenar su propia deuda interna.