En lo que va de 2021, la recaudación por regalías petroleras de Chubut asciende a 244,1 millones de dólares. Si se proyecta el valor promedio de los primeros 8 meses de este año, al cierre de este período el total sería de unos 366 millones de dólares, muy por encima de los 245,6 millones en que cerró 2020.

Si se compara contra enero-agosto del año pasado, cuando el ingreso por regalías fue de sólo 163,9 millones de dólares, surge que en lo que va de este año la recaudación adicional es de 80 millones de dólares. Si se hace una rápida conversión, significaría unos 8.000 millones de pesos: es decir, casi el mismo monto por el que el gobierno busca ampliar su presupuesto de este año.

Tal como detalló ADNSUR en informes anteriores, la diferencia de más de 150 millones de dólares con la que podría cerrar este año, alcanzaría un redondeo (al tipo de cambio actual) de unos 15.000 millones de pesos, equivalente a 3 masas salariales que venía pagando el gobierno a los agentes públicos.

En resumen: la crisis de la pandemia y el impacto en el petróleo durante el año pasado se refleja ahora en el recupero, del mismo mercado petrolero, de los ingresos que la provincia había perdido como consecuencia de la caída de precios y la menor actividad.

Sin embargo, no se trata de ingresos adicionales, sino de recupero hasta un nivel similar al que había antes de la crisis sanitaria. Con la producción que continúa declinante y con la incertidumbre desatada en torno a la ley de inversiones petroleras, no se avizora hoy un aumento rápido de las inversiones y la curva de producción para el año próximo.

La provincia con mayor recaudación por regalías petroleras fue nuevamente Neuquén, con una recaudación 40,8 millones de dólares, acorde también al primer lugar que ocupa en el ranking de producción, del que desplazó a Chubut en la segundad mitad del año pasado.

El petróleo se acerca a los 80 dólares

El petróleo tipo Brent, que se toma como referencia en la Argentina, cotizó este lunes muy cerca de los 80 dólares, alcanzando el máximo nivel desde octubre de 2018. Una combinación entre el crecimiento de la demanda en los últimos meses, a partir del mayor optimismo por el fin de la pandemia y una caída en los inventarios de reservas de Estados Unidos (cuya producción de áreas no convencionales se redujo fuertemente el año pasado) explican parte del fenómeno de precios en fuerte alza.

Vale recordar que en el país no se aplica plenamente el valor internacional, ya que hay una especie de “barril criollo” de hecho, que surge de la negociación de precios entre operadoras y refinadoras, para evitar que los precios de los combustibles rompan el ‘congelamiento’ prometido hasta fin de año por el presidente de YPF, Pablo González.