COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - En un escenario global complejo, el mercado petrolero internacional dio señales positivas desde el inicio del 2021, a partir de un nuevo acuerdo de la OPEP y aliados para mantener los recortes a la producción de crudo, que refleja una cotización en torno a los 55 dólares por barril.


No hay pronósticos certeros, más aun cuando la pandemia está lejos de controlarse a nivel mundial. Pero los datos de la actualidad reflejan que el mercado internacional reaccionó favorablemente a la extensión del acuerdo de la OPEP, por el que Arabia Saudita ratificó el compromiso de sostener restricciones a su producción, a fin de contribuir a la mejora de precios que venía verificándose desde el último bimestre del 2020.


Para el analista Daniel Dreizzen, de la consultora Ecolatina, hay además otro factor que permite inferir que el mercado mantendrá una tendencia al recupero de precios, o al menos hacia una estabilidad por encima de los 50 dólares por barril, durante el año que se inicia: “Las inversiones cayeron mucho más fuerte que la demanda, por lo que creo que la menor oferta, a raíz de la rápida declinación de los campos, va a sostener los precios en alza”, explicó el ex secretario de Planeamiento Energético de la Nación, consultado para este informe.


¿Cómo incidirá ese escenario global en el mercado energético nacional? “Creo que las inversiones en hidrocarburos en la Argentina van a subir en relación al 2020, cuando según mis cálculos bajaron hasta 2.500 millones de dólares, pese a que se había proyectado el doble. Creo que este año volverán al orden de los 5.000 millones, que si bien está por debajo del 2018, significará un recupero frente al año pasado”.


Para el consultor, buena parte de esos flujos estarán orientados a la producción de gas natural, a partir de los incentivos planteados por el Plan Gas 4.  

Chubut mantuvo el liderazgo en exportación de crudo

Un reporte del Centro de de Estudios de Energía, Política y Sociedad (CEEPYS) dio cuenta de que las exportaciones de petróleo del país crecieron en noviembre de 2020 un 240 por ciento en relación al mes de octubre (un 70 por ciento más que el mismo mes de 2019). “Esto se debe al gran aumento de la exportación del crudo Escalante proveniente del Golfo de San Jorge”, señala el informe.


En efecto, según pudo cotejar ADNSUR en base a datos de la Secretaría de Energía de la Nación, de los 532.000 metros cúbicos exportados en noviembre, más de 400.000 fueron producidos en las áreas chubutenses.


En total, entre enero y noviembre del año pasado, la exportación de petróleo de esta provincia alcanzó los 2,6 millones de metros cúbicos, equivalente a alrededor de 16,9 millones de barriles de crudo. Esto reportó un monto de ventas por 567,2 millones de dólares.

Altas exportaciones, pero a un precio menor

Para poner los datos anteriores en un contexto adecuado, marcado por una profunda crisis global, es necesario comparar con los datos oficiales del año 2019. Según el mismo organismo nacional, las ventas externas en ese período de 11 meses fueron similares, con 2,7 millones de metros cúbicos exportados, pero con un valor de casi el doble, al superar los 1.027 millones de dólares. Esto refleja la fuerte caída de precios del 2020, ya que el promedio de cada barril exportado es de unos 33,5 dólares por barril, mientras que la misma relación para el año anterior arroja un precio promedio de 60 dólares por barril.


Los menores precios explican, por lógica, la baja en las regalías petroleras. Tal como informó esta agencia, en el acumulado de enero a noviembre se registraron los ingresos más bajos de la provincia en 15 años.


Tal como consignó esta agencia en informes anteriores, la provincia es la principal exportadora del país a raíz del tipo de crudo que produce, que no es absorbido en su totalidad por las refinerías del país y esto genera un excedente de exportación.

En 2020, además, la caída del mercado interno potenció el sesgo exportador, ya que la mayoría de las cuencas del país lograron sostener parte de la producción (evitando que la caída fuera mayor) a partir de exportaciones de crudo hacia países que aprovecharon los bajos precios para incrementar sus stock de reservas.


Además, el crudo Escalante se vio favorecido por un cambio en la reglamentación internacional para la elaboración de fuel oil (combustible marítimo), que exige el uso de petróleos con menor cantidad de azufre. El crudo chubutense contiene alrededor del 1 por ciento de azufre, de allí que puede mejorar aún más su posición en el mercado internacional, lo que podría observarse en la medida que las variables de un mundo todavía acechado por la pandemia recuperen algún grado de normalidad.