COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Entre los alcances del contrato suscripto entre Petrominera y Capex, que fue aprobado por mayoría en la Legislatura de Chubut este viernes 27 de diciembre, se contempla una inversión estimada en el orden de entre 40 y 50 millones de dólares, en el marco de proyectos que prevén la incorporación de un equipo perforador.

Además, en el marco de la ley de Hidrocarburos de la provincia, se contempla el bono compensador de regalías, que suma 3 puntos adicionales al 12% que estipula la ley como base para este tipo de ingresos hacia la provincia. Del mismo modo, la empresa estatal provincial participa en asociación con el nuevo operador.

La posibilidad de volver a realizar pozos para la exploración y explotación petrolera en el área Bella Vista Oeste, luego del abandono de la misma por parte de Sinopec, es uno de los aspectos centrales que se desprenden del nuevo contrato de concesión, por el que la compañía Capex se hará cargo durante los próximos 25 años.

La incorporación de un equipo perforador, que se activaría a partir de los primeros meses del año entrante, fue anticipada por el gerente de Petrominera, José Luis Esperón, en oportunidad del Día del Petróleo y el aniversario de la empresa estatal, al valorar los alcances del nuevo acuerdo de explotación.

Establecido en unidades de trabajo, los alcances del acuerdo han permitido estimar que la inversión total a desarrollar, en los primeros 5 años de la nueva concesión, comprende montos de entre 40 y 50 millones de dólares, lo que incluye la incorporación del equipo perforador y otras tareas necesarias para la puesta en funciones, como el cambio de la traza del gasoducto para abastecimiento del yacimiento. “Hace muchos años que no sube un perforador en esa área”, había valorado el gerente de la empresa estatal.
Por su parte, el ministro de Hidrocarburos, Martín Cerdá, había detallado tiempo atrás que entre las condiciones para la adjudicación se establecía un plan de trabajo que incluye la perforación y reparación de alrededor de 20 pozos, apuntando a una mejora de producción en un área que si bien es de alta madurez, todavía puede generar recursos petroleros de importancia.
Tras el abandono por parte de Sinopec, a partir del temporal de 2017, el área fue reparada y operada transitoriamente por Capsa, hasta llegar al nuevo proceso de licitación en el que resultó adjudicada la firma Capex.