COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Desde el punto de vista operativo, la baja producción de petróleo por parte de la operadora nacional en la vecina provincia parece ser uno de los factores que impulsaron la decisión, ya que en 5 meses de este año redujo su producción en un 11 por ciento.

El anuncio por parte de la operadora había sido oficializado la semana pasada, a través de un comunicado oficial, cuando se anunció el relanzamiento de la estructura de Upstream:  “En el convencional, el objetivo es cambiar la tendencia de declino mediante la aplicación de técnicas de recuperación secundaria y terciaria en yacimientos con muchos años de producción. La estructura se unifica en dos regiones, una con sede en Neuquén y otra con sede en Santa Cruz, haciéndola más horizontal y flexible”, señaló el comunicado oficial, que fue celebrado luego por la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner.

Desde Chubut se conocieron críticas por parte del diputado nacional Gustavo Menna y en el plano local, del concejal Tomás Buffa, ambos integrantes de Juntos por el Cambio. No se emitió hasta ahora opinión del gobierno provincial, ni tampoco a través de su ministro de Hidrocarburos, Martín Cerdá.

Este lunes, Menna informó que presentó un pedido de informes a la Jefatura de Gabinete, para confirmar si el traslado de la sede es una decisión oficialmente adoptada. “Comodoro Rivadavia pasa a ser despojada de la sede de YPF, y Chubut es total y absolutamente omitida en la consideración del funcionamiento administrativo de la empresa petrolera estatal. No es tenida en cuenta en la decisión comunicada por el CEO Affronti”, dijo el legislador nacional.

En ámbitos empresarios, por otra parte, se evalúa los posibles alcances de una decisión de estas características, aunque en principio no ven mayor inconveniente, ya que la mayoría realiza actividades a ambos lados de la cuenca San Jorge, según trascendió desde el sector.

La producción de YPF cayó más en Santa Cruz que en Chubut

La decisión de focalizar la toma de decisiones desde el norte de Santa Cruz se produce en un contexto donde el declino de producción que venía reflejando la operadora con mayoría estatal, se vio pronunciado durante los meses de la cuarentena por covid 19. El efecto de esa circunstancia se vio más pronunciado en Santa Cruz, donde la merma de producción entre mayo y enero de este año superó el 11 por ciento, según surge de los datos publicados por la Secretaría de Energía de la Nación. En el mismo período, en Chubut la producción se redujo en sólo 0,11 por ciento, mientras que la menor actividad se sintió especialmente en abril. En ese mes, YPF tuvo una baja del 3 por ciento en las áreas chubutenses.

Otras decisiones, recientemente adoptadas por la compañía, abrieron interrogantes también sobre el momento en que apunta a normalizar su actividad, tras la rescisión de contrato con la empresa San Antonio Internacional, lo que significó la baja definitiva de los últimos dos equipos perforadores que mantenía en actividad en el norte de Santa Cruz.

Esto explica también la fuerte pérdida de actividad de la principal operadora del país en Santa Cruz, donde tradicionalmente ha tenido mayor actividad que en Chubut. Entre enero de 2016 y enero de 2020, su producción cayó un 20 por ciento, lo que significa unos 400.000 barriles menos que hace 4 años.