COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/Por Raúl Figueroa) Aunque el precio del petróleo registra una baja en los últimos días y el dólar se  mantuvo con cierta estabilidad en la última semana, incluso con una tendencia a la baja en el tipo de cambio, en medios nacionales comienza a trascender la posibilidad de un nuevo incremento en los precios de los combustibles, en el mes de noviembre, bajo el argumento de compensar esos valores con la devaluación que hubo desde el mes de mayo.

El precio del petróleo para la referencia Brent se retrajo en los últimos días, llegando a la línea de 76 dólares, luego de haber superado los 80 la semana anterior, en una tendencia alcista que marcó los máximos valores desde 2014.

Esa suba estuvo motivada por la proximidad del mes de noviembre y el inicio de sanciones de Estados Unidos a Irán, que hacían temer que el menor ingreso de petróleos del país islámico harían reducir la oferta.

Sin embargo, a partir de señales emanadas de que Arabia Saudita cubriría esa merma del crudo iraní el mercado volvió a retraerse, sumado además a temores por consecuencias de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Tampoco hay certidumbre en torno a si la baja será duradera, considerando que también hay tensión entre Estados Unidos y Arabia, a partir del asesinato de un periodista del diario Washington Post, en el consulado árabe de Turquía, por el que se responsabiliza directamente al rey árabe.

Aunque el petróleo y dólar bajaron, las naftas volverían a aumentar

No importa el motivo, en Argentina los combustibles siempre suben

Más allá de los vaivenes internacionales, en Argentina los precios de los combustibles no se quedan quietos. A nivel nacional, integrantes de operadoras petroleras dejan trascender que los precios siguen desfasados en la carrera contra la devaluación iniciada desde mayo (referenciándose en la franja de 40 pesos), aun cuando hubo algunos días de “paz cambiaria” en la última semana, que llevó al tipo de cambio por debajo de los 40 dólares y llegó a acerecarse al piso de los 37 pesos, aunque ahora lleva dos días de lento recupero.

Así, aun cuando se mantuviera un tiempo más esta flotación cambiaria sin escaladas fuertes y con el precio del crudo más cerca de 75 que de 80 dólares, no sería extraño que, en función de los trascendidos que comenzaron a circular en medios capitalinos, en noviembre los combustibles registren otro incremento, que algunos analistas empiezan a proyectar en un 3 y un 5%, según lo que dejan trascender las petroleras a sus medios de confianza.