CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Luego de más de 10 años de importar gas natural licuado (GNL) para suplir la falta de producción interna, la Argentina hará su primera exportación en la historia, aunque por un volumen chico, que sirve principalmente para estudiar el nuevo mercado global al que apunta el país.

Esto no significa que el país deje de importar gas, ya que todavía mantiene un buque regasificador en el puerto de Escobar para abastecer los cuatro meses de mayor demanda en el país. Se trata del período que abarca aproximadamente de mediados de mayo a mediados de septiembre, que son considerados los días de mayor frío en el año.

De acuerdo a la información publicada por La Nación, gracias a la mayor producción de gas de Vaca Muerta, el país tiene exceso de oferta en los ocho meses restantes. Por eso, YPF firmó un contrato de 10 años con la empresa belga Exmar, dueña de la barcaza licuefactora Tango GNL, que desde febrero está emplazada en Bahía Blanca.

El sábado pasado llegó a ese puerto la barcaza LNGC Fuji y anteayer comenzó la transferencia del GNL desde la barcaza que trabaja con YPF. Este miércoles se completaría el volumen de 30.000 metros cúbicos que se exportará esta primera vez.

"La operación de venta está en manos de Cheniere Energy, una empresa de origen norteamericano especializada en gas natural, que compra el GNL en modalidad de 'spot', para luego revenderla en mercados tomadores de este recurso", explicaron desde la petrolera.

La siguiente venta al exterior será en agosto, cuando vuelva a subir la temperatura y baje la demanda interna.

"Este es el primer paso de un proceso que YPF está liderando para exportar y expandir los mercados del gas al mundo y así poder monetizar de manera firme y confiable gas durante los meses de temperaturas templadas en la Argentina", dijo el vicepresidente ejecutivo de Gas y Energía Eléctrica de YPF, Marcos Browne.

La Argentina volvió a exportar gas en septiembre pasado, tras 11 años. El destino principal fue Chile, aunque también hubo envíos a Uruguay y pedidos de autorización a Brasil.

El país apunta a tener una integración regional, donde la Argentina sea el principal proveedor de gas para el consumo de esos países. Sin embargo, para desarrollar Vaca Muerta, y para que extraer gas sea económicamente rentable, la Argentina necesita ganar escala, y para ello hará falta la construcción de una planta de licuefacción.

Esa inversión es de entre US$3000 y US$4000 millones y la construcción tarda unos tres años.

YPF es una de las petroleras que lidera el consorcio de empresas para invertir, y para ello comenzó la prueba piloto de exportación de GNL con la barcaza.