COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El 20 de abril del año pasado, el mundo petrolero se veía impactado porque el precio alcanzado por el petróleo WTI alcanzaba el peor valor negativo de su historia, con -37,66 dólares. Aunque hace ya algunos años que ese crudo no es tomado como referencia en la Argentina, la noticia fue conmocionante a raíz del hecho de que hubiera intermediarios que, por no tener lugar de almacenamiento, decidieran pagar por cada barril de crudo del que pudieran deshacerse. Un año después, el mercado internacional permanece establece, por encima de los 60 dólares. ¿Hasta cuándo podría durar? ADNSUR consultó con el reconocido analista José Luis Sureda, quien estimó que los valores actuales podrían sostenerse al menos hasta el mes de agosto.

Los agitados días de abril de 2020 quedaron en la historia no sólo por una cuarentena que paralizaba al mundo, a partir de los efectos del coronavirus que en su primera ola habían motivado el cierre de todos los aeropuertos internacionales, paralizando el transporte de pasajeros y de cargas, con una estrepitosa caída en los precios del petróleo. Esta se veía a su vez potenciada por una guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita, que sostuvieron durante algunas semanas, hasta llegar a un acuerdo para reducir la producción (firmado el primer día de aquel caótico abril, aunque tardaría varios meses más en verse reflejado en el mercado)  y comenzar un camino de recuperación de precios que se consolidó entre fines de 2020 y lo que va de 2021.


El crudo tipo Brent, que se toma como referencia en Argentina, no llegó a experimentar precios negativos, pero también acusaba una fuerte baja, ya que por esas semanas llegó a ubicarse por debajo de 20 dólares, motivando por ejemplo que Chubut regitrara una histórica baja en sus ingresos por regalías, con sólo 15 millones de dólares, cuando en enero de ese año había recaudado más del doble.
La situación del WTI fue más drástica y se desencadenó en la pequeña ciudad de Cushing, en el Estado de Oklahoma, donde se concentra gran parte de la producción petrolera de Estados Unidos y se encontraba con su capacidad de almacenamiento prácticamente saturada. Fue en la jornada del 20 de abril cuando los tenedores de petróleo, comprado un par de meses antes, llegaron a pagar más de 37 dólares por barril a quien tuviera capacidad de almacenamiento.


Por aquellas semanas, se viralizó además la imagen de buques petroleros en todo el mundo que, con sus tanques llenos de petróleo, funcionaban como almacenes flotantes y sin destino dónde colocar el crudo, debido a la fuerte caída de la demanda. El mundo popularizó así un término que manejan los especialistas, conocido como “contango”, un fenómeno en el que los precios en mercados futuros (como se verificaba en ese momento) son más altos que los del mercado físico, como se hizo evidente en aquellas jornadas.

Sureda: “parece que los precios se van a mantener, por lo menos hasta agosto”

Un año después, la situación es más aliviada. Con ambos tipos de crudo cotizando por encima de 60 dólares desde hace algunos meses, la duda que persiste es si esta señal positiva del mercado internacional será duradera o si podría verse nuevamente afectada a partir de los impactos de este nuevo ciclo del coronavirus en el mundo.


“Parece que los precios se van a mantener, al menos por los próximos 3 meses, porque viene la temporada alta de las vacaciones (en el hemisferio norte), en Estados Unidos aumenta muchísimo la demanda de combustibles, porque allá utilizan mucho eso de agarrar el auto y salir a recorrer el país. Para ellos es la ‘estación de salir a manejar’ y hay mucho consumo de combustibles y la demanda de petróleo se dispara muchísimo, lo mismo que en Europa. Así que los precios, parece, se van a tonificar. Muchos hablaban de un super ciclo y que se podría ir a 80 dólares por barril, pero yo no creo esa posibilidad. Uno mira los stock mundiales y están ‘gorditos’, bien abastecidos, no parece que dé para que suba a 80, pero sí para mantenerse en 60, que es un buen precio”, evaluó ante la consulta de esta agencia, el ex secretario de Hidrocarburos de la Nación.


Consultado sobre una posible nueva crisis por paralización del consumo, a causa del COVID, respondió: “No parece que eso pueda ocurrir, pero estamos en una etapa de pandemia donde es muy difícil de predecir; nadie tiene la bola de crista y basta que uno diga algo y después la realidad va para otro lado, con el tema de la pandemia. Pero si las cosas siguen como hasta ahora, creo que vamos a estar entre los 60, los 55, los 66 dólares por lo menos hasta agosto, después veremos”.