NEUQUÉN - El presidente Alberto Fernández llevó el viernes a La Pampa y Neuquén el compromiso de su gobierno de terminar con las "desigualdades que avergüenzan a todos" los argentinos y se mostró convencido de que la economía "se va a recuperar", tras el acuerdo con los bonistas externos y una vez superada la pandemia de coronavirus.

Fernández aseguró que vislumbra que, "si se resuelve el problema de la deuda, el despegue de la economía argentina va a ser magnífico" y declaró que Vaca Muerta "tiene un rol central" porque se trata "esencialmente de producción que se exporta y genera divisas para el país".

Durante una conferencia de prensa que ofreció en esa localidad neuquina, sugirió que la empresa con más incidencia en la producción de hidrocarburos, YPF, con casi el 60 por ciento de la producción, debe tener un rol más federal, como una sede central en la provincia de Neuquén.

YPF EN NEUQUEN

"Muchas veces pienso por qué YPF no está en Neuquén y qué hace YPF al lado de mi edificio, yo vivo en la misma manzana en Buenos Aires", deslizó Fernández, al tiempo que el gobernador Omar Gutiérrez le apuntó que por primera vez un vicepresidente de la petrolera nacional es un neuquino, en referencia a Pablo Iuliano, vicepresidente de upstream no convencional de la compañía.

Hasta ahora, una señal fuerte que dio el gobierno nacional, más allá de que aún no se discute en el Congreso Nacional una nueva Ley de Hidrocarburos, es la autorización de un precio sostén interno del crudo en 45 dólares, debido al desplome mundial que tuvo en marzo la cotización del barril de petróleo.

Con un barril devaluado y el arrastre de casi seis meses de precios congelados en los combustibles, la actividad del fracking cayó casi a cero durante la pandemia, con la suspensión de 29 equipos de perforación y toda una cadena de inactividad que pegó en las pymes neuquinas.

Hoy muchas empresas chicas tienen dificultades para pagar los salarios porque no facturaron durante la cuarentena, tienen dificultades para cobrarles a las operadoras y se están descapitalizando. En este sentido, hay 53 pymes de solo una cámara (que representan el 40 por ciento del total) que están percibiendo la ayuda del programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP).