“Con el foco en las energías renovables, tenemos un objetivo adicional vinculado al ambiente y la salud del planeta, con una cantidad de compromisos asumidos por diferentes Estados. Los hidrocarburos van a seguir presentes en nuestras vidas, pero en diferentes formas”, explicó Rolando Rivera, uno de los impulsores de la iniciativa en una entrevista exclusiva con el canal digital de ADNSUR.

“Nos vamos a subir al auto eléctrico, pero los hidrocarburos van a estar presentes en algunos componentes derivados del petróleo, como puede ser el plástico. Los envases de medicamentos, la indumentaria, distintos productos van a seguir vinculados a los hidrocarburos. La idea es dar un rol importante a las energías renovables, por lo que van a convivir las dos fuentes. El gas tiene un rol muy importante en la transición”.

Rivera integra el grupo de trabajo junto a otros profesionales de la actividad en la región, como Enrique Casares, Aníbal Verdier, Esteban Núñez y el ex ministro de Hidrocarburos de Chubut, Ezequiel Cufré, entre otros.

Uno de los puntos de partida para instalar el tema en el debate público se vincula al buen posicionamiento de la provincia del Chubut en generación de energía a partir de fuentes renovables, ya que “el 55 por ciento de la electricidad que se genera en la provincia proviene de parques eólicos”, indicó.

En ese marco, ahondó sobre el potencial de la zona y la curva de aprendizaje realizada en la región durante los últimos 25 años, lo que se ve hoy reflejado en una serie de parques y alta capacidad de generación que posicionan a la provincia en el mapa eólico nacional.

“En nuestro ADN está el manejo de la complejidad, porque venimos de una industria petrolera que se ha desarrollado sin que seamos un país netamente petrolero y eso nos da una experiencia que podemos aprovechar para esta transición”, precisó el integrante del grupo de trabajo.

“Tenemos que subir a este tren”

Rivera habló del objetivo de insertar a la región en la discusión de proyectos para aprovechar el gran potencial eólico de la provincia, como una forma concreta de resolver los problemas de abastecimiento eléctrico en localidades del interior, según apuntó como ejemplo.

“Tenemos también la posibilidad de producir el hidrógeno verde, del que todo el mundo habla y podemos producirlo a partir de energías renovables. Ya hay iniciativas en la zona y hay mucho camino para recorrer. Estar presentes en estos aspectos es muy importante para la región: pretendemos ser actores vivos, de manera tal que todo esto se pueda impulsar y podamos llegar a un plan estratégico a nivel regional, que formemos parte de la planificación nacional. Es un tren que está pasando y la idea es que nos podamos subir, para aprovechar estos recursos que Dios puso en la región”.

Entre las primeras acciones, además de la constitución formal del grupo de trabajo, se está elaborando un banco de datos con todas las iniciativas vinculadas a la transición energética a nivel nacional, al tiempo de generar acciones de extensión y comenzar “a generar espacios donde podamos hablar sobre el tema, tratar de compartir toda la información que existe y tratar de visualizar que ese tipo de proyectos puedan materializarse en nuestra zona”.

Generar valor agregado, insertar a la región en la elaboración de nuevos productos que demandará el cambio de paradigmas son, entre otros, los objetivos del grupo de trabajo. “La idea es ocuparnos en lugar de preocuparnos –enfatizó Rivera-. Nunca la tuvimos fácil en la región y fuimos capaces de generar toda una actividad vinculada al petróleo, tenemos que recuperar la visión y lo que podemos ser capaces de ser.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!