EL SISTEMA POLITICO E INSTITUCIONAL DE LA PROVINCIA DEL CHUBUT, EL PODER JUDICIAL Y LA CONSTITUCION REFORMADA EN 1994.- 

Opinión, por Gustavo Miguel Angel Antoún *

Una de las preocupaciones de los Convencionales Constituyentes provinciales de 1994 fue el funcionamiento de la Justicia en la Provincia del Chubut, y por ello no sólo se creó un Consejo de la Magistratura integrado por representantes de diversos sectores de la sociedad, sino que también se consagró la obligación de que toda sentencia sea motivada con adecuada fundamentación lógica y legal considerando que la ausencia de motivación se considera falta grave; además se previó la posibilidad de que el propio Poder Judicial perciba los gravámenes relacionados a fin de propender a la plena autonomía financiera y funcional; y lo que es de importancia, se mantuvo la previsión de que el Superior Tribunal de Justicia se conforma con no menos de tres miembros, y no mas de seis, como modo de tener en la cúpula un cuerpo verdaderamente colegiado de modo que las resoluciones en sentencias como en cuestiones meramente administrativas sean adoptadas por un número de personas que garantice que la decisión ha sido fruto de previo debate y meditación.— 

 

En octubre del año 2020 en un periódico impreso de la Ciudad de Trelew se publicó una encuesta acerca de “la valoración de la opinión pública” respecto de la Justicia del Chubut que puso a la luz que un 68.3 % de los consultados no confía en la Justicia y un 51 % tiene una imagen negativa de los jueces, siendo el principal problema la falta de transparencia (51.3 %). -- 

Para caminar edificando la Provincia pensada por el Constituyente del año 1994 era necesario tomar nota de un dato de semejante relevancia con el fin de poner en practica conductas que atiendan a esa percepción, ya que es preciso entender que para que nuestra Provincia se instale en un lugar que posibilite a sus habitantes el progreso y bienestar, no será suficiente tan solo acomodar la economía, sino además desplegar conductas ejemplares, lo que es lo mismo que decir “vivir la Constitución”; y lo que ella propuso desde el Preámbulo fue “organizar democráticamente los poderes públicos”, concepto que porta en su esencia el diálogo interinstitucional de modo que los gestos y decisiones de gobierno, y también los personales que tengan aunque menos sea relación con ellas, se produzcan con mesura y voluntad decantada, ya que el momento exige la mayor prudencia.-- 

No puede pasar desapercibido entonces que la disposición de un aumento salarial para el Poder Judicial  en los primeros días de diciembre, que derivó en un inmediato proyecto de ley por parte del Poder Ejecutivo para neutralizarlo, recibiendo sanción sobre tablas del Poder Legislativo, hace brillar con la incandescencia de lo lamentable, que en la Provincia esa relación armoniosa, imprescindible para la marcha del buen gobierno –que envuelve a los tres Poderes del Estado- no se verifique, con las consecuencias institucionales que apareja y son de conocimiento de los chubutenses.— 

Mesura  y prudencia que en días recientemente pasados fueran arrojadas al costado del camino que el sistema institucional reclama en una Provincia con los problemas actuales, cuando  un dignatario del Poder Judicial ensayara mediante el uso de palabras despectivas el descrédito de un órgano como el Consejo de la Magistratura, y su presidente, que ha sido desde el año 1995 algo de lo rescatable y destacado a nivel nacional que se ha podido ofrecer desde estas latitudes. 

La desmesura fue recubierta por una pátina de dudosa aceptabilidad por otro dignatario de ese Poder del Estado que compareció ante el Cuerpo encargado de la elección y evaluación de conductas de los jueces transmitiendo el pedido de “disculpas” de su par, como forma de dar por terminada la cuestión que afectara directamente al Presidente  del Consejo de la Magistratura.

El precedente indica que en adelante el pedido de disculpas debería ser aceptado en toda situación en que un integrante del Poder Judicial sea sometido a un sumario por la decisión de esos mismos dignatarios., que incluso han promovido denuncias en el fuero penal, contra jueces y también contra el Presidente del Consejo de la Magistratura.— 

No puede quedar sin resalto que si el Poder Judicial judicializa las propias cuestiones judiciales y con ello muestra una conducta que no debería mostrar a los habitantes del Chubut; y sin diálogo con los demás poderes adopta decisiones que luego serán neutralizadas por aquellos otros, las encuestas seguirán arrojando los mismos resultados, o aún peores.— 

Mesura, prudencia y diálogo interpoderes e interinstitucional, como el que a medias se produjo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo con motivo del aumento salarial dispuesto por el Poder Judicial, es lo que la Constitución prefiere y no puede quedar en sordina.— 

La relación entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo debería ahora centrarse definitivamente en la situación que permanece desde hace tiempo en el Poder Judicial, y que la Constitución no acepta –como lo dije-, ya que ella ha establecido que el Superior Tribunal de Justicia se compone de no menos de tres miembros, y no mas de seis (art 163). En la actualidad son solo dos, y parece adecuado sostener que ya llegó el tiempo de que, con la finalidad de atender a la inquietud de la población del Chubut volcada en la encuesta a que arriba me refiriera, y evitar que el futuro muestre nuevas situaciones como que indico y fueran receptadas en medios de distinta naturaleza, procedan ellos a cubrir los cargos vacantes, con la necesaria designación de mujeres, que con su capacidad, diálogo y cualidades especiales  de su naturaleza, junto a las aptitudes jurídicas que demuestren, vendrían a reforzar la institucionalidad resquebrajada.— 

Los habitantes de la Provincia del Chubut, están reclamando que ése Poder del Estado se agilice, se transparente –eso propone la encuesta- y para ello nada mejor que colocar nuevos y mas ojos, abiertos y de mirada alerta, que eviten acercar al Poder Judicial hacia el abismo, y ello  exige ejemplaridad.— 

La salida del estado de cosas que divide y separa por la carencia de tareas de gobierno colaborativas entre Poderes e instituciones será posible tomando en manos el magnífico instrumento de la Constitución, que invita al intercambio de opiniones, con la buena fe por delante; pero además, con  conductas rectas de quienes conforman el sistema político. 

Sistema político y de conductas que la Constitución no regula, sino que ha de gestarse, articularse y ponerse en práctica por medio de los operadores que, para el caso, el Gobernador designe con acuerdo de la Legislatura con el voto de dos tercios de sus miembros.---------- 

* Gustavo Miguel Angel Antoún 

Ex Convencional Constituyente 

Juez de Primera Instancia en lo Civil, Comercial, Laboral, Rural y de Minería de la Circunscripción Judicial Sarmiento.-