A diferencia de otras provincias patagónicas, como Tierra del Fuego, donde en cada elección florecen alianzas y partidos en Santa Cruz poco ha cambiado en el escenario político en las últimas tres décadas. Aquí los tiempos, las penas y las alegrías están marcadas por el reloj implacable de la familia que gobierna desde 1991.

Pese a ello, hoy la dinastía Kirchner tiene dificultades para encontrar herederos: ¿Máximo Kirchner podría intentar emular a su padre y postular a la gobernación?, ¿de cuánto dependerá cómo se configure el mapa electoral nacional en el 2023 para que el hijo de dos presidentes tome esa decisión?, ¿habrá cambios en el sistema electoral de la provincia o seguirá vigente la retrógrada ley de lemas que resuelve las internas partidarias, sin la necesidad de ir a una PASO?. Preguntas aún sin respuestas sobre las cuales se pueden ensayar escenarios posibles.

En noviembre del 2022, y a la luz de los resultados de dos elecciones consecutivas, el único dato que aparece claro en el firmamento santacruceño es el fenómeno electoral del petrolero Claudio Vidal que en el 2019 irrumpió de lleno en la política vernácula y promete ser algo más que una estrella fugaz. El caudal electoral que supo acumular en tiempo récord, será, por acción u omisión, lo que defina la elección.

A Vidal lo distingue su clara intención de llegar a la gobernación que proclama desde que desembarcó en la política partidaria al fundar el partido SER, “Somos Energía para Renovar Santa Cruz”. Lo hizo desde el corazón del Sindicato de Petróleo y Gas Privado que dirige desde 2013, y que sin dudas es su base de sustentación política.

Claudio Vidal desembarcó en la política al fundar el partido SER, “Somos Energía para Renovar Santa Cruz”.
Claudio Vidal desembarcó en la política al fundar el partido SER, “Somos Energía para Renovar Santa Cruz”.

Así quedó demostrado el jueves pasado cuando dirigentes del gremio junto a diputados provinciales y concejales del SER se apostaron en la base del yacimiento Mariposa cerrado hace un mes y medio y responsabilizaron al gobierno de Alicia Kirchner por no controlar a la operadora Tecpetrol. Vidal no estuvo, pero no hizo falta. La foto fue el mensaje. En el 2019, fue candidato a gobernador dentro del Frente de Todos y aportó su caudal de votos para darle la reelección a Alicia Kirchner. No le alcanzó para alcanzar su objetivo máximo, pero logró cuatro bancas en la legislatura; una de las quince intendencias, y varios concejales en localidades del interior.

Mientras tanto desde el gremio, construyó escuelas, gimnasios, y mercados comunitarios, llevó ayuda social. En 2021 se desmarcó del kirchnerismo y constituyó su propio bloque legislativo. Compitió en la elección de medio término por fuera del Frente de Todos y conquistó una banca de diputado nacional. Desde entonces, y también con bloque propio en la cámara baja del Congreso, decide su voto como en una partida de ajedrez. En una de sus últimas intervenciones apuntó a Alicia Kirchner por el estado de la Educación en la provincia, y respaldó el reclamo salarial docente. Un reclamo que ni la oposición más dura al kirchnerismo acompaña.

En lo político, Vidal se sostiene en el exgobernador Sergio Acevedo, –exintendente, exvicegobernador, exdiputado nacional y un paso fugaz al frente de la SIDE- asumió en diciembre del 2003, para renunciar en marzo del 2006. Pero además Vidal sumó a su sector a radicales, peronistas, socialistas, y partidos vecinales, en un caudal variopinto difícil de catalogar. A la perfomance del petrolero la siguen oficialistas y opositores.

Por el lado del Frente de Todos, el diputado (por Buenos Aires) Máximo Kirchner aparece como la única figura que garantizaría que todos los candidatos se reúnan detrás de su apellido, sin enojos ni resentimientos. Pero las preocupaciones del Instituto Patria en general y de La Cámpora que él conduce en particular, no tienen por ahora la mira puesta en Santa Cruz.

Sólo una derrota cantada en el 2023 a nivel nacional, haría que Máximo Kirchner retroceda a Santa Cruz.
Sólo una derrota cantada en el 2023 a nivel nacional, haría que Máximo Kirchner retroceda a Santa Cruz.

Sólo el pronóstico de una derrota cantada en el 2023 a nivel nacional, haría que Máximo Kirchner retroceda a Santa Cruz. Por ahora, ese escenario no parece posible.

Su no candidatura abre juego a los expectantes de siempre: Pablo Grasso, intendente de Río Gallegos que transformó la “G” de su apellido en el logo de la capital provincial y quién si bien le imprimió a la gestión una agresiva política de obras públicas, suele quedar expuesto a las críticas por su ampulosidad a la hora de organizar eventos de manera inconsulta, que insumen grandes partidas del presupuesto municipal.

Uno de ellos es el festival público de cada diciembre para el aniversario de Río Gallegos, en el que actúan de artistas de talla internacional o el sorteo por un viaje al mundial de Qatar. Un derroche desmesurado en una ciudad donde, según el INDEC, 38 mil personas son pobres y otras 6000, indigentes, esto es, un tercio de la población que no cubre sus necesidades básicas.

Desde El Calafate, asoma otro de los nombres expectantes dentro del oficialismo, el del intendente Javier Belloni, quien puede mostrar logros de gestión en la única economía de la provincia que no depende de las arcas estatales. La proyección turística nacional e internacional de la ciudad que recibe a los visitantes del glaciar Perito Moreno, y la circunstancia de ser vecino de la vicepresidenta Cristina Fernández, convierten a Belloni en una figura siempre en carrera.

Javier Belloni, una figura siempre en carrera que quiere, pero no se anima.
Javier Belloni, una figura siempre en carrera que quiere, pero no se anima.

Él se siente más peronista que kirchnerista, pero sabe que sin el kirchnerismo, no llega. Dueño de cierta audacia, ha protagonizado algunas escenas que lo dejaron enfrentado a Alicia, pero nunca con la virulencia de Vidal. A diferencia del petrolero, Belloni quiere, pero no se anima.

Más lejos de los dos expectantes, se ubican dos caletenses: el actual intendente Fernando Cotillo, quien ya fue vicegobernador y terminó desacoplado del gobernador Daniel Peralta. Cotillo mantiene aceitados vínculos con el kirchnerismo. Tanto es así, que en su rol de intendente acaba de alquilar un inmueble de Máximo y Florencia Kirchner en Río Gallegos para montar allí una oficina administrativa del municipio calentese. Cotillo firmó como intendente y como garante, un contrato que para los Kirchner le significará un ingreso de $6.7 millones en tres años, en concepto de alquiler.

Más lejos en el pelotón oficialista, se encuentran el actual vicegobernador Eugenio Quiroga, quien prometía ser el hombre del recambio político, pero una causa judicial familiar silenciada por la prensa por orden del aparato judicial, lo sumió en el peor de los mundos y hoy concluye el mandato sin demasiadas expectativas de su futuro político.

Otra estrella que parece haberse apagado sin llegar a nacer es la del actual presidente de YPF, Pablo González, hombre de confianza de Cristina Kirchner, esta misma semana la acompañó en una reunión en la que ella recibió a Clay Neff, el responsable internacional de exploración y producción de Chevron y Bruce Niemeyer, encargado de la compañía en la región. Tiene estructura, pero le falta carisma para tener vuelo propio con el electorado.

Por el lado de la oposición, todo es expectativa y espera.

El senador Eduardo Costa, principal referente del sector y cuatro veces candidato a gobernador, aún no hizo pública una decisión respecto de si reincidirá en su intento de alcanzar la gobernación, o apoyará a alguna de las figuras de su partido que asoman como aspirantes: la diputada nacional, Roxana Reyes, y el intendente de Puerto San Julián, Daniel Gardonio.

De cómo se configure el Frente de Todos en el esquema electoral nacional dependerá que Santa Cruz desdoble las elecciones, adelante el cronograma electoral, o modifique una vez más la Ley de Lemas. El kirchnerismo ya lo hizo, tantas veces como fue necesario a sus intereses. En este escenario, una vez más será el kirchnerismo el que defina el rumbo de la elección.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!