Sin embargo, cuando se hizo la línea de alta tensión (LAT) desde Choele Choel a Pico Truncado durante el gobierno de Néstor Kirchner, se tomó la decisión de priorizar esta última, relegando a nuestra ciudad y Rada Tilly, con el silencio cómplice de los dirigentes locales.

Ello plantea un problema de fragilidad en el abastecimiento energético a Comodoro, ya que, al no tener un acceso directo a la LAT, la ciudad trae la energía desde Pico Truncado, a través de una línea de 132 muy antigua que solía pertenecer a YPF.

Existe otra de similares características desde la central hidroeléctrica de Dique Ameghino (el cual cabe aclarar que hoy no está en funcionamiento pleno por la crisis hídrica del Río Chubut que abastece el embalse), la cual tiene la central térmica de ciclo combinado de Km. 9 pero con un motor fuera de servicio. A esto se le suma que ya prácticamente no funciona la central térmica de km. 5 por ser obsoleta.

Recordemos que, por esa razón, durante el gobierno de CFK se alquilaron más de 20 generadores móviles diseminados por todo Comodoro y Rada Tilly para evitar mayores cortes de luz, en el marco de una fuerte desinversión y pagando una fortuna por esa forma precaria de generación de energía.

En el gobierno de Cambiemos se puso en marcha el programa “Renovar”, que implicó varias rondas de licitaciones para la generación por privados de energías renovables en el marco de las metas de la ley que había propiciado Marcelo Guinle. De esa forma, Argentina pasó de tener menos del 0,5 % de renovables en su matriz energética total a un 13% actual (por ley hay que llegar al 20% en 2025).

En ese marco, el parque Manantiales Behr de YPF Luz, inaugurado en 2018, con 99 megas (más del doble del Dique Ameghino) permitió paliar la fragilidad energética de Comodoro/Rada Tilly.

No obstante, si tanto demandamos que en Comodoro exista realmente un cambio de la matriz productiva y energética, es necesario lograr una conexión directa a la LAT. Esto no sólo por abastecimiento, sino para permitir que se sigan desarrollando nuevos parques de energías renovables como en Puerto Madryn.

Para ello, es vital la obra del nodo al interconectado (ETCO) ya que, sin ella, no es posible instalar nuevos parques en la zona. El costo de enlazarlos con el nodo de Pico Truncado los hace inviables económicamente.

De hecho, en 2021 se frustró un parque eólico de 100 megas que iba a realizar la empresa Enel Energy que había ganado en una de las rondas del “Renovar”, porque el Estado no había cumplido con el inicio de la obra de la ETCO.

En definitiva, el plan de energías renovables ha sido virtualmente abandonado por el gobierno de Alberto Fernández y no veo a los dirigentes locales preocupados por las consecuencias de ello.

Se llenan la boca hablando del ambiente, van a las cumbres por el cambio climático, pero si no se comprometen con la transición energética, eso nunca se va a logar. De hecho, ya deberíamos estar hablando de actualizar las metas de energías renovables, tal como lo hizo el proyecto de Gustavo Menna, quien plantea que estas deben alcanzar el 35% para 2030, además de poder desarrollar el H2 verde.

Ese desinterés del gobierno de Fernández se evidencia con la degradación de la Subsecretaría de Renovables a Dirección, la no realización de nuevas rondas del plan “Renovar “y la no ejecución de las obras de transporte eléctrico como la ETCO. Es ante este panorama que debo insistir con que se trata de un tema de vital importancia, no sólo para nuestra ciudad, sino también para la región, y no veo preocupación dirigencial al respecto.

Agrava la situación el hecho de que el Gobierno Provincial y sus funcionarios no tienen planificación, especialmente en materia energética, llevándolos a la improvisación constante. Tienen abandonado tanto el interior como la Comarca, con cortes de energía permanentes. A esto se le suma el tema ETCO, porque permitieron que se suspenda sin plazo la licitación de la obra que se había fijado para marzo de 2020, pese a que se lo advertimos e incluso salieron a minimizar el problema.

En aquel momento, el ministro Aguilera y el subsecretario Jurdana contestaron las críticas que realizamos de la oposición en soledad, diciendo que la obra se haría y con financiamiento BID. Han pasado dos años de ese momento, y las obras todavía no han comenzado. Casi nos recuerda a la frase del gobernador en el aniversario de Comodoro Rivadavia del 2020 con su “… ya estamos pronto a inaugurar el puente que una km8 con Caleta Cordova..” y aún lo estamos esperando.

Es tal la desidia en la gestión de gobierno que Chubut, pese a tener el 25% de la potencia instalada total en todo el país en energías renovables, ha sido excluida del proyecto de clúster para integrar la industria nacional como proveedora en la fabricación de aerogeneradores. Incluso aunque Comodoro tenga el potencial de ser una gran ciudad de servicios y pudiendo ser un excelente motivo para reactivar el astillero abandonado en el puerto local.

Y esto teniendo en cuenta de que probablemente estemos ante otro “anuncio humo” del gobierno de Fernández, tal como lo fue el del H2 verde de Pichot, en Río Negro. Pero lo cierto es que Chubut es ignorado por el gobierno nacional, y ni siquiera lo tiene en cuenta para los anuncios. Resulta tan irrisorio como imaginar que excluyan a Mendoza o San Juan de un anuncio de la industria vitivinícola o a Córdoba en un anuncio vinculado a la industria automotriz.

Es por lo expresado anteriormente, que voy a solicitar que se convoque al ministro de Infraestructura al Concejo Deliberante para que informe sobre el estado de la obra, ya que la misma es vital y estratégica para Comodoro y Rada Tilly, para el desarrollo industrial, y para cumplir con los compromisos ambientales asumidos por nuestro país para mitigar el cambio climático global.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!