Millones de años grabados en nuestras neuronas, donde el Padre y/o la Madre nos enseñan la necesidad de tener alguien que nos guie en lo que está bien y lo que está mal; si hacés las cosas bien tienes un premio, si hacés las cosas mal tienes un castigo.

Este Padre, jefe del Clan es también el Comandante en la conquista y la defensa.

El Siglo XX, tiempos de grandes guerras y hambrunas, los sobrevivientes, la Generación Silente (nacidos entre 1928 y 1945) dieron a luz a los Baby Boomers (nacidos entre 1946 y 1964). No había lugar para el cuestionamiento de lo que sentían, que pensaban cuando pensaban y lo que sus cuerpos les decían, eran momentos de construir un nuevo mundo a partir de las herramientas que creían necesarias; el esfuerzo en el trabajo que abundaba y los logros intelectuales para acceder a mejores puestos laborales.

Muchos lo soñaron cruzando los Océanos. América en particular.

El Mito “Si haces las cosas bien, te ira bien” era parte de la creencia heredada.

El Padre/Jefe/Comandante definía que era el Deber hacer bien.

Sobre finales del siglo pasado, comenzamos a notar que de relaciones corpóreas; estábamos entrando a una Era de relaciones, digitales. Hoy a 21 años del nuevo Siglo, muy pocos se sorprenden del avance de la digitalización, de la posibilidad de mantener relaciones interpersonales, 100% digitales; años trabajando sin estrechar la mano de un colega.

El acceso a buscadores y librerías especializadas en Internet permite independizarse, del que la cultura hegemónica definía como el poseedor del saber, el Padre, el Jefe, el Comandante, el Docente.

Google y la Inteligencia Artificial mediante, facilita la autonomía, la libertad de estructurar una nueva vida.

El viejo paradigma “Somos Globales y operamos localmente”, ha dado paso a “Somos Globales y podemos operamos globalmente”

En este contexto, ¿qué nuevo papel juega el Padre, el Jefe, el Docente?

Es un Facilitador, un catalizador de procesos cada vez más autónomos o un inhibidor de creatividad y mejora continua. Mantenerse como el Guardián de la cultura del Clan, es para muchos el propósito.

La Generación Millennial (nacidos entre 1981 y 1997) se rebela silenciosamente, la auto expulsión de la Organización o simplemente el desinterés toma relevancia como conducta laboral.

¿Que creemos harán los Centenials?

Estos Jefes, guardianes de la cultura hegemónica, ¿acaso no observamos que son reemplazados en la economía digital por la IA (inteligencia artifical)? Algoritmos que intervienen en Bases de Datos alimentadas por reportes individuales de cada integrante de la Organización. No se necesita el  Me Gusta” de un Jefe corpóreo.

Puede que resistan más los Jefes de Trabajos Operativos, ¿hasta cuándo?  Hasta que la tarea sea reemplazada por robots, como hoy ocurre en muchas industrias.

Menudo dilema tienen los Baby Boomers, resistir al cambio, o ser agentes de facilitación emocional, un legado de experiencia a las nuevas generaciones.

Poner en duda lo que pensamos, contextualizar nuestros saberes, es el mayor desafío meta cognitivo con el que nos enfrentamos.

Mantenernos a costo de obstruir el cambio, solo acelerara nuestra salida laboral y vital.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!