Aunque el presidente de YPF salió a aclarar que no está definido un aumento en los precios de los combustibles, el propio Pablo González le dijo a ADNSUR en la última semana que sostener los precios conlleva un esfuerzo muy grande, anticipando que se buscará extender lo máximo posible, sujeto a las múltiples variables que atraviesan el mercado. Naftas y tarifas forman parte del combo de definiciones a adoptar en la última parte del año y de cara al 2022, una vez transcurrido el proceso electoral y a la espera de definiciones políticas del gobierno nacional. 

"Está costando mucho (sostener los precios), estamos comercializando a 60 dólares en el mercado interno y el Brent está cerca de 85 dólares, vamos a ver cuánto lo podemos sostener", dijo González el lunes en Comodoro, cuando dialogó con esta agencia sobre el final de la disertación del ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán.

“A comienzos de año le informamos a la gente cuál era nuestro plan de incremento y en ese momento fue muy duro (marzo, abril y mayo), teniendo en cuenta el impacto del Impuesto a los Combustibles Líquidos. En estos meses, el ministro Guzmán nos ayudó con la prórroga del ICL (Impuesto a los Combustibles Líquidos) ”.

El factor del ICL fue el que disparó la versión, a mitad de la semana pasada, de que los combustibles se incrementaían inexorablemente a partir de diciembre, lo que motivó que el presidente de la petrolera estatal saliera a aclarar que no está definido aún dicho incremento . 

Precios estables desde mayo. ¿Seguirán sin cambio hasta fin de año?
Precios estables desde mayo. ¿Seguirán sin cambio hasta fin de año?

El 1 de diciembre vence la prórroga para actualizar el ICL, que se va adecuando en forma periódica al Indice de Precios al Consumidor, que acumula un 15 por ciento desde mayo, el último mes en que se autorizó dicho incremento. Sin embargo, una decisión que estudia el gobierno nacional es volver a prorrogar esa adecuación, lo que cierta coherencia con el congelamiento aplicado a 1.400 productos de la canasta familiar (sobre un total de alrededor de 20.000) y el reciente acuerdo por medicamentos. Al menos, hasta multas de diciembre o principios de enero próximo.

¿Cuál sería el precio de la nafta hoy, siguiendo la alineación del Brent?

González confirmó en Comodoro lo que días antes había expresado en la ciudad de Buenos Aires. “Si los combustibles estuvieran alineados con la paridad de importación, el precio oscilaría 1,70 dólar, o sea 170 pesos por litro, al dólar oficial. Nosotros hemos garantizado las inversiones de este año, hemos sobre cumplido con la producción de gas y hemos cumplido las metas de producción en petróleo, que ha crecido mucho en los últimos meses en el no convencional. En dos o tres años podemos llegar al auto abastecimiento. ¿Cuánto podemos sostener los precios de los combustibles? Depende del mercado. Yo entiendo que el petróleo es un bien estratégico nacional, si lo tomamos como un commodity, el precio sería, 1,70 dólar…. pero iremos viendo la evolución del mercado”.

También dejó en evidencia algo que se terminó de confirmar a mitad de semana, con el balance positivo del tercer trimestre de YPF, con 23.000 millones de pesos de ganancias obtenidas en ese lapso, a partir del recupero de las ventas de volúmenes de combustibles. Es decir que al menos en ese lapso, la rentabilidad no se vio afectada.

“La rentabilidad puede ser mayor para las empresas que exportan -aclaró el ejecutivo-, pero nosotros tenemos la obligación de abastecer el mercado interno y hemos podido sostener la rentabilidad con un precio que acompaña a la economía nacional. En lo que va del año, Brasil ha aumentado un 74 por ciento los precios de los combustibles y nosotros subimos, en promedio (hasta mayo último) un 28,3 por ciento. En febrero dijimos que íbamos a aumentar los precios menos que la inflación y lo hemos cumplido. YPF y todas las productoras lo conseguimos con un gran esfuerzo, por eso quiero agradecerles a las demás operadoras que nos han acompañado y hemos podido sostener los precios”. 

"La producción petrolera puede crecer con la ley de inversiones", aseguró Pablo González en su paso por Comodoro.
"La producción petrolera puede crecer con la ley de inversiones", aseguró Pablo González en su paso por Comodoro.

Los otros “socios” que hacen su aporte para sostener los precios de los combustibles son las provincias productoras de petróleo, Chubut entre ellas, al recibir regalías que se liquidan por debajo del valor internacional. Sin embargo, González refutó ese planteo: 

“Estamos haciendo un gran esfuerzo para ayudar a la economía nacional. Si garantizamos mayor producción de gas y petróleo estamos ayudando a las provincias, con mayor actividad”, indicó, dando por sobreentendido que las cuentas públicas se fortalecen por el incremento de regalías a partir de la mayor actividad.

Sin embargo, ADNSUR le remarcó al ejecutivo santacruceño que ambas provincias, Chubut y Santa Cruz, mantienen todavía sus curvas de producción por debajo de 2019, con saldos negativos del 6 y 10 por ciento, respectivamente, lo que fue admitido por el propio González, al tiempo que insistió en la expectativa por la ley de inversiones hidrocarburíferas.

“Nosotros tenemos yacimientos maduros y convencional, que nos viene cayendo unos 3.000 barriles. La forma de equilibrar eso es la ley de promoción, porque de lo contrario las inversiones se van a ir a Vaca Muerta. Hay un capítulo de incentivo para pozos de baja productividad, con un diferencial para que en casos en que no se exporta, por ejemplo YPF en Santa Cruz, tenga la posibilidad de canjear por un bono compensatorio por ese incremental y lo pueda integrar en la producción. Ese es el camino correcto para revertir el declino, a través de los mecanismos que prevé a ley de Inversiones, que creo que puede salir aprobada antes de fin de año”.  

La otra discusión postergada: las tarifas de energía

Otro tema que deberá definirse en la economía del país es el vinculado a las tarifas de servicios públicos, particularmente el de electricidad y gas, ya que el gobierno nacional asignó este año recursos por alrededor de 10.000 millones de dólares para evitar una suba por encima del 10 por ciento, en un beneficio que alcanza fundamentalmente al área metropolitana y la provincia de Buenos Aires. 

Sin embargo, ante la suba de costos de los insumos que en muchos casos están atados al dólar, al igual que los combustibles, para el año próximo deberá resolver si sigue incrementando la partida de subsidios (algo para lo que no hay mucho margen, ya que se financia con el creciente déficit fiscal y emisión monetaria, que a su vez sigue incrementando la inflación) o si dispone un esquema de incrementos segmentados. 

En ese plano, también se conoció en los últimos días una definición desde el gobierno nacional, en la voz de Ariel Kogan, asesor del presidente Alberto Fernández y uno de los referentes de la Secretaría de Energía de la Nación, que conduce Darío Martínez:

“La indicación del presidente y de la vicepresidente es que las adecuaciones se tarifas se hagan por debajo de los salarios y los ingresos de los consumidores”, dijo Ariel Kogan en una reciente conferencia pública, señalando que además se retomará una herramienta vinculada a la segmentación de los usuarios. 
 

De ese modo, en base al cruce de datos de consumos de tarjetas de crédito e ingresos, el gobierno apunta a determinar quiénes recibirán la mayor proporción de los subsidios y quienes deberán afrontar el costo de los servicios de modo más alineado a los costos reales para su prestación y mantenimiento. 
 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!