Entre las condiciones para ser diputado o diputada

Debería contarse la retórica, o la capacidad de articular un discurso coherente en base a la fundamentación de lo que se busca proponer, sea a través de un proyecto de ley que se avale o, en caso contrario, para argumentar su rechazo. Sin embargo, no todos parecen cumplir esa condición y así que suelen apelar a la lectura de sus intervenciones, previamente escrita. El reglamento de la Cámara permite sólo la lectura en algunos casos puntuales, como puede ser la cita de una norma o alguna cuestión técnica, pero las alocuciones deben realizarse sin lectura, en base a la habilidad discursiva para convencer o persuadir, o disentir, de los representantes del pueblo. Que las tienen, ¿no?

Sean sintéticos, pero no tanto

En la última sesión estalló la discusión entre “lectores” y “retóricos”. Aunque provoque sorpresa, el debate más fuerte en la Legislatura se dio en torno a si se permite o no leer a los diputados durante la sesión. El tema empezó por un reclamo de los legisladores Juan Pais y Manuel Pagliaroni, como presidentes de bloque de Chubut al Frente y Juntos por el Cambio, ante el uso (y abuso) de algunos legisladores y legisladoras del hábito de lectura de sus intervenciones.

Cuando la diputada Tatiana Goic intentó leer una de sus intervenciones y se le planteó le negativa acordada anteriormente, la diputada Rosana Artero (que suele leer también sus intervenciones) se solidarizó con Goic y se inició una extensa discusión. Incluso se prolongó más tarde cuando el diputado Gómez intentó leer parte de un informe en torno a la emergencia hídrica.

Al final, algunos recordaron la encomiable capacidad de síntesis del ex diputado Brúscoli, recordado por una de sus escasas intervenciones en sesión, cuando a la hora de fundamentar uno de sus (también escasos) proyectos, supo definir con sutileza, al igual que el talentoso número 10 de un equipo que le pega a la pelota de soslayo, sin dramatismos pero con decisión: “el proyecto lo dice todo”.

¿Esa corrupción? No, la otra

La última sesión legislativa dejó otros momentos de fina ironía, impuestos por el propio peso de la realidad, más que por los protagonistas del debate. Es que en un momento, la diputada Tatiana Goic, referente del sector de Camioneros, expresó su preocupación por los antecedentes de corrupción en relación a situaciones de emergencia climática, planteando las sospechas que se generan cada vez que se asignan fondos públicos en circunstancias extraordinarias.

A su turno, Pais hizo una referencia velada a que “todos los hechos de corrupción” deben ser tratados, lo que fue retomado por Pagliaroni para ir más a fondo, cuando trajo a colación que “además de los juicios que hoy se están ventilando, también se ha conocido un pronunciamiento para representantes de camioneros vinculados al presunto robo de vacunas”. Ante los gritos de la legisladora, de que se estaba corriendo el eje del tema, el legislador radical insistió en que “la diputada cuestiona algunos casos de corrupción sí y otros no, pero se deben cuestionar todos, los cometan funcionarios públicos o sindicalistas, porque todos afectan la credibilidad en el sistema”.

La crítica de Goic se volvió como un boomerang en su contra, ya que pocas horas antes se había conocido la confirmación de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia sobre el procesamiento de integrantes de la obra social de camioneros, por haberse beneficiado y encubrir un robo de vacunas contra el coronavirus en el hospital.

La disparidad de género no es sólo judicial

El siguiente episodio ocurrió en otra sesión, en este caso del Concejo Deliberante de Comodoro. La concejal Natalia Guerreiro venía realizando una sentida alocución sobre las vulneraciones a la paridad de género que implicó el reciente envío de postulantes al Superior Tribunal de Justicia por parte del gobernador Arcioni, sumándose a los rechazos que derivaron en la devolución de esos nombres y la falta de equilibrio con una sola mujer entre 5 posibles integrantes de la corte provincial.

“Necesitábamos un cambio de cabeza en el máximo tribunal, sería una forma de reparación por haber sufrido jueces abiertamente misóginos y machistas durante tanto tiempo. No pasó esto, fue una decepción pero lo vamos a seguir peleando, porque es muy necesario. Hay mujeres mucho más preparadas, hasta humanamente mucho mejores que algunas personas propuestas para integrar el S.T.J”, dijo en abierto rechazo a la invisibilidad de mujeres en el ámbito judicial.

“Gracias concejal Latanzio”, le respondió, distraído, el presidente del Concejo Deliberante, Othar Marcharashvilli. “Digo Guerreiro", se corrigió de inmediato. "Disculpe. Disculpe”, pidió para reparar su error, con una sonrisa tras el tapabocas, el viceintendente de la ciudad. Al parecer, el hombre del sombrero tuvo un fallido pensando en el nombre del concejal-hombre que había hablado antes que la concejal-mujer, que se expresaba sobre la falta de valoración a las mujeres en el Poder Judicial. Cosas que pasan sólo (¿sólo?) en la justicia. No hay remate.

Estoy crazy, Macaya

La sesión del Concejo tuvo otros momentos desopilantes, con gran hilaridad cuando el Presidente del bloque del Frente de Todos, Daniel Vlemichx, tomó la palabra para refutar las críticas realizadas por el radical Tomás Buffa, quien también habló de las causas de corrupción en la emergencia climática y vinculó con la falta de respuestas que todavía tienen muchos barrios comodorenses.

“De donde viene Buffa hay un cerro donde dicen que bajan los platos voladores, no puedo recordar cómo se llama ese cerro", arrancó diciendo, en referencia al Uritorco, para seguir durante casi 40 minutos.

"No creo que haya bajado él de un plato volador, porque es bastante inteligente, porque aparte de dialogar con él lo escucho a la mañana, a la tarde y a la noche. La otra noche estaba mirando un programa de Europa y apareció el concejal diciendo que no puede ser que se rieguen las calles con el agua que tenemos que tomar y dije ‘qué hace el concejal acá’. ¿Qué pasa con Royal Canin? ¿Usted sabe qué tiene que ver Royal Canin con nosotros? ¿Qué tiene que ver con la mujer del presidente? ¿Me estoy volviendo loco, señor presidente?. Porque algunos hablan de los platos voladores de la zona donde viene Buffa. No entiendo por qué bajó el nivel de la discusión. Yo le diría que hagamos un acuerdo tácito de señores de la política, no sigamos introduciendo estas cuestiones que tienen que ver con discusiones partidarias, no confundamos a la gente. Buffa omite decir que él formó parte de un gobierno (yo le digo cómplice) y es muy fuerte haber hecho lo que se hizo entre 2015 a 2019 y después mirar a otro lado como diciendo ‘yo bajé de un plato volador’. Cómo puede ser que con semejante complicidad, ahora porque anda con dos señores caminando la provincia crea que levantando las banderas de la UCR se va a salvar de que fue cómplice el desastre que jamás se vio en la Argentina en toda su historia”.

El concejal siguió hablando. Arrancó por una anécdota que le contó el mismísimo Facundo Cabral sobre su relación con Perón y Evita y terminó con la madre Teresa de Calcuta. Pero contar todo ese relato excedería un simple hallazgo detrás de bambalinas… se necesitaría el espacio necesario para un espectáculo de stand up.

La cloaca siempre es oportuna en la política

Buffa retomó la palabra para replicar a Vlemichx. “¿Qué tiene que ver Royal Canin con Comodoro? Que se robaron lo que venía para los damnificados de la ciudad, las donaciones que venían a la ciudad, que desviaban los caminos en ruta 3 para llevarlos vaya a saber a dónde. Porque aún hoy a 4 años de esta tragedia hay gente que no pudo recuperar sus casas o comercios, siguen sin servicios públicos, sin cloacas, sigue pasándole mierda por la puerta de la casa, porque es la plata del estado la que se usó para enriquecerse personalmente. Porque son los fondos públicos que terminaron usando en beneficios personales, en contra de aquellos que más lo necesitaban. Ahí está la diferencia de por qué éticamente pensamos distinto”. Y siguió con palabras similares, cuestionando al oficialismo actual por su anterior “tregua” con el gobierno provincial, apuntando a generalizar la responsabilidad de ambos gobiernos por los hechos desprendidos desde la catástrofe de 2017.

¿Cómo era lo de los ovnis?

A su turno, Gustavo Reyes retomó el debate en la sesión para rechazar los planteos de Buffa. “Pareciera ser el único paladín de la justicia en esta ciudad. No es verdad que nosotros no nos hemos manifestado con la causa Revelación, el Embrujo o Royal Canin. No hemos hecho silencio ni hicimos la vista gorda, Buffa escucha lo que quiere o se escucha solo. Todas estas causas fueron impulsadas por diputados del partido justicialista, no tiene que tirar mantos de sospecha ni hacernos cómplices en algo que la justicia condenó lo que tenía que condenar y les puso nombre y apellido: Diego Correa, Leticia Huichaqueo, Pablo Korn, todos procesados, juzgados y algunos condenados. Nunca nos quedamos callados desde este bloque y mezcla todo. Habla de vacunación vip en Comodoro, cuando lo que hubo fue un robo. 

"Nosotros nos hacemos cargo de todo, pero el concejal Buffa no se hace cargo de ninguno de los dirigentes radicales, como Viglione que regaló un punto de coparticipación al gobierno nacional. No hay que ser hipócrita. Se llegó ayer acá y se desconoce mucho, se deja llevar por cosas que conoce de manera parcial. No concuerdo con el presidente de nuestro bloque cuando dijo que los que bajan de los ovnis son todos inteligentes. Desconozco”.

En realidad lo que dijo Vleminchx es que no creía que Buffa hubiera bajado de un ovni, dando a entender que si lo hubiera hecho sería menos inteligente (cabe aclarar: todo esto forma parte del debate legislativo local). Pero al parecer habló tanto, que hasta en su propio bloque le perdieron el hilo. ¡La cinta Gonzalito!