COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El abogado Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta Alejandro Tagliapietra y querellante en la causa por la desaparición del ARA San Juan, indicó en diálogo con Actualidad 2.0 que “durante todo febrero el juez subrogante no tomó ningún tipo de medidas, y eso significó que en poco mas de un mes se estancó la causa”, en referencia a la licencia que se tomó la jueza federal Marta Yáñez.

“Yo había pedido una serie de pruebas en carácter de urgente, y hable con el Juzgado para que se retomen a partir de la reincorporación de la Dra. Yañez”, indicó Tagliapietra.

Sobre el desarrollo del proceso durante esta semana, mencionó que “los testimonios tienen que ver con cuestiones más técnicas”, y detalló que “el lunes estuvo el último Jefe de Comunicaciones e Informática de la Armada, hoy (miércoles) estuvieron dos tripulantes del ARA San Juan que por distintas razones no embarcaron en esta misión, y que de alguna manera completaron lo que ya nos habían dicho los tripulantes que se bajaron en Ushuaia, sobre el estado cotidiano del submarino”.

En ese sentido, Tagliapietra indicó a Actualidad 2.0 que “el discurso a veces es doble, se ve que aman al submarino y hablan de que estaba en condiciones, pero contradictoriamente hablan de un sinnuúmero de inconvenientes que tenían en cada misión: entrada de agua por el snorkel, ruido en la hélice, una vez explotó el tablero, y así”.

“Estamos hablando de una situación que no puede ser normal, por la frecuencia de esos inconvenientes, que se repiten, y estamos hablando de un buque que navegaba a más de 400 km de la costa, con tormentas, con olas de 6 metros”, agregó.

“Lo que todos terminan diciendo es una conclusión con trampa: en las miles de millas que recorrieron desde que lo botaron después del plan de media vida -a pesar de los múltiples inconvenientes- siempre volvían, y la trampa está en que podemos pensar que lo hacían hasta que un día no volvieron más, o que pudo haber pasado otra cosa, independientemente de estos problemas que tenían en cada misión”.

Investigar lo adyacente

“Estoy seguro que no navegó en algunos puntos que marcan los medios, está demostrado por el track de las comunicaciones que hicieron y la geolocalización”, continuó, y remarcoó que “está en el plan de misión hacer inteligencia -no es espionaje- para detectar pesqueros u otro tipo de buques”. En este punto, aclaró que “para hacer espionaje hay que meterse en el terreno de alguien más, y acá estamos hablando de aguas argentinas o internacionales".

"Si esas tareas implican conflicto con algún buque nunca lo descarté. Hay que investigar quien estaba navegando por ahí”, enfatizó.

“No tenemos pruebas que nos permitan descartar nada, tampoco un ataque militar o un ataque civil. En la ultima misión de julio, está en los documentos y lo confirmaron algunos tripulantes, un pesquero chino detecta al submarino porque mientras lo estaban fotografiando se posan sobre el periscopio un par de gaviotas, y el pesquero chino emprende rumbo de colisión, lo que hizo que se tengan que sumergir rápidamente para evitarla.”

Consideró que “en este cuadro de situación, con el submarino averiado, en plano de periscopio y haciendo snorkel ventilándolos tanques por el principio de incendio y demás, si uno de los buques -pensando que los están fotografiando-, hace lo mismo, emprende un rumbo de embestida, y realmente lo embiste y lo hunde, es algo que no podemos descartar, porque es una situación que ya vivieron y en este caso no hubieran podido sumergirse y evitarlo”.