En diálogo con Radio Bahía Engaño, Kerr sostuvo que se trabaja para “terminar todo lo que estaba en ejecución de la gestión anterior. Todo el año tuvimos que financiar los contratos para terminar las obras, y por otro lado, lanzamos le nuevo Procrear no con sorteo sino por puntaje”.

Además, destacó que “tenemos 16 bancos que han firmado con el Procrear, antes había uno solo y entendemos que cuando presentemos una macroeconomía más estable y que la inflación siga con la tendencia a la baja; será posible que exista crédito hipotecario en la Argentina. Además, solucionar el default internacional nos pone en carrera para acceder a financiamiento multilateral para financiar esta política”.

El subsecretario indicó que “lo que nos pide el Presidente es que hagamos un crédito hipotecario donde la gente pague una cuota similar a la de un alquiler, por lo que en esa senda estamos trabajando para que sea cada vez más accesible”.

USO DE DRONES PARA AUDITAR  OBRAS EN EL PAÍS

“Heredamos un montón de viviendas en ejecución, muchas de ellas paralizadas o sin pagos en el 2015. Nos pasamos todo el año tratando de arrancar esas obras y tenemos la instrucción clara de que la obra pública sea sinónimo de felicidad y haya transparencia en cada peso”, resaltó.

Y denunció que “en las auditorias hemos encontrado que esto no se condice porque hay dineros girados que no fueron aplicados a obras, por lo que nos estamos valiendo de la tecnología. En este caso de drones para controlar las obras  y poder ver constantemente si el avance de las mismas se condice con lo que nosotros vamos pagando del Estado Nacional”.

Dicha medida surgió porque hay “obras que no tienen ninguna lógica y una discriminación muy clara del color político en la asignación de viviendas y obras. Aquellos que eran opositores al gobierno Nacional se reflejaba en la baja cantidad de obras que recibían y esa es una de las premisas que queremos revertir”, aseguró.

Si bien se registraron irregularidades en diferentes localidades, “no las hemos encontrado en las auditorías realizadas en Chubut. Hay más de 60 mil obras en ejecución y es muy difícil hacerlo persona por persona porque la Argentina es un territorio muy vasto y además es muy caro mandar gente, viáticos, hoteles y demás. De modo que con este tipo de tecnología podemos llegar más rápido, hacer cálculos rápidos sobre el avance físico de la obra y compararlo con las planillas financieras de los montos girados. En todo lo que hace a la modernización del Estado, la tecnología nos ayuda para ser más eficientes”.