COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Nala y Benja son amigos incondicionales; hace siete meses que la perrita integra la familia y desde que llegó todo cambió. Benjamín fue diagnosticado con Autismo cuando tenía dos años; en ese momento –entre una serie de tratamientos y terapias– sugirieron adoptar una mascota para compartir sus días. Una historia de amor fiel e incondicional.

 

 

 

UNA FAMILIA ADOPTO UNA PERRITA PARA AYUDAR A SU NENE CON AUTISMO