En 1950, cuando Nelly arribó a Comodoro desde Buenos Aires para contraer matrimonio, conoció a quien fue su fundadora y entonces presidenta, doña Josefina de Larrea. Había formado el grupo de mujeres llamado “Damas de Beneficencia” y posteriormente La Casa del Niño, un hogar de día para los hijos de mujeres que debían trabajar. “Creo que nosotros y la sociedad que está alrededor tiene que estar atenta y acudir en ayuda. En mi vida profesional recibí mucho de la sociedad, entonces creo que mi obligación es devolver a esa sociedad parte de lo que me brindó”, dice esta reconocida profesional del área de la salud.  

La Casa del Niño es una de las instituciones emblemáticas de nuestra ciudad, dedicada al cuidado de la infancia. Actualmente se hospedan allí unos 18 niños. Allí reciben atención en salud, educación, espacios recreativos, pero sobre todo mucho amor. Es un lugar de tránsito para chicos en situación de vulnerabilidad hasta que se resuelva su futuro; un espacio que deja huellas imborrables en quienes pasan por allí.

“Hay un grupo de chicos de alto riesgo por distintos motivos familiares; en esos casos tiene que actuar la justicia. Y la Casa es el lugar donde ellos deben ser albergados. No tiene que ser el lugar permanente, pero hasta tanto se resuelva su situación,  esos niños deben estar protegidos y no hay mejor lugar que la Casa del Niño”, explica Nelly Mandarano de Dahinten.

“Se trata de preparar a los chicos para cuando se tengan que ir de la casa, para que sepan defenderse en la vida el día de mañana”, agrega Nieves Pardo de Die.

Las dos amigas de 93 y 87 años que dedicaron su vida a la Casa del Niño de Comodoro

Si bien la institución recibe aportes del estado municipal, siempre es necesario el acompañamiento de la comunidad. Por eso, Claudia Rondini, actual presidenta de la Asociación Cooperadora, invita a colaborar con la institución o participar activamente.

En el Día del Niño, Luchadores recuerda los principios fundacionales de esta institución que cobija a muchos niños de nuestra ciudad, mientras esperan por una familia que los colme de amor.