COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - “Un mundo sin discapacidad sería un mundo egoísta, soberbio” dice Jorge De Lucía quien tiene parálisis cerebral pero desafía todo diagnóstico.

Es crítico, audaz, decidido. En Luchadores meses atrás contamos su historia de superación y las repercusiones fueron un éxito. Hoy volvimos a entrevistarlo, porque en este contexto de cuarentena no deja de capacitarse y nos cuenta sobre su proyecto para trabajar con familias que tienen hijos con discapacidad.

 

Aboga por la verdadera inclusión. “Una persona con discapacidad necesita motivación para trabajar, evaluando su capacidad darle trabajo”, dice. La clave es animarse a salir de sus casas y perder el miedo a descubrir un mundo nuevo. Este es su testimonio, en el marco del próximo evento "Un día para crecer".