RIO GRANDE - En consonancia con la postura expresada días atrás por el Gobierno de Chubut en relación a la posible expulsión de extranjeros que delincan o que cuenten con antecedentes penales dentro y fuera de nuestro país, otra provincia patagónica se manifestó en contra de permitir el acceso a ciudadanos de otros países "que vengan a delinquir, y no a trabajar".

Según reseña El Sureño, el ministro de Gobierno de Tierra del Fuego, José Luis Álvarez, sentó postura respecto de la polémica nacional acerca de los extranjeros que delinquen en el país y la posibilidad de expulsarlos del territorio argentino.

“Queremos que la gente venga a trabajar y a vivir, pero si van a delinquir, no”, Álvarez.

Álvarez aseguró que “tengo una postura tomada de hace 2 o 3 años. Hemos visto un auge del delito de narcotráfico, en Río Grande hay mucha incidencia de extranjeros en esos delitos y la mayoría de los ciudadanos está a favor de que los que delinquen sean expulsados de la provincia”.

En ese sentido, el funcionario provincial expresó que “queremos ver la posibilidad de que los extranjeros con antecedentes no ingresen a la provincia. Queremos que la gente venga a trabajar y a vivir, pero si van a delinquir, no”.

Fuente: El Sureño