ADNSUR visitó el puesto de una vendedora ambulante que llegó a Comodoro hace un año y ocho meses junto a su familia, y en ese tiempo, sus empanadas salteñas ganaron fama en el barrio Pueyrredón.

Según explicó a este medio, la mujer trabajadora tomó la decisión de venir “sin conocer esta ciudad”, para buscar un futuro mejor, “porque allá en Salta la situación económica  está muy fea", sostuvo.

En relación a este cambio de vida, la vendedora señaló “todavía me cuesta creer que estoy acá, como dice mi familia, mis amistadades de allá del norte no lo pueden creer que me tuve que venir de una punta a la otra. Porque en mi pueblo estamos en la punta de la Argentina”, indicó. 

Del Instagram de adnsur

Llegó a Comodoro junto a sus hijas, quienes la acompañan en esta labor y trabajan en el puestito de viernes a domingo, desde las 11 hasta las 15 horas, en la esquina de Av. Polonia y Av. Kennedy.

“Doy gracias a mi mamita, que esto fue lo de ella -cuenta emocionada- que nos crío a nosotros con esto. Así como yo vendo acá, vendía mi mamita”, relató conmovida.

Ante la consulta sobre arriesgarse a vender comida de forma ambulante en estos tiempos, valoró “se tienen que animar, porque si uno prepara algo bueno, la gente valora eso. Eso es lo que yo doy gracias a Dios, que acá la gente valora el sacrificio de uno. Si uno trabaja con buena mercadería, te apoyan mucho”, concluyó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!
¡Sumate acá 👇🔗!
Recibí alertas y la info más importante en tu celular

El boletín diario de noticias y la data urgente que tenés que conocer