Analía es "doula" - mujeres que aconsejan y ayudan a las embarazadas y las acompañan durante el embarazo, el parto y los cuidados al recién nacido- , profesora de yoga y mamá de Alma (9),  Julián (4), y Emiliano, que tiene semanas de vida y al momento de la entrevista estaba por nacer.

El embarazo de Julián, que hoy tiene 4 años, fue especial: en la semana 12 los médicos le dijeron que "era incompatible con la vida". Un mal funcionamiento en su corazón indicaba que "el embarazo se perdía", cuenta Analía, que decidió aferrarse aún más a la práctica del yoga.

El milagro de Julián, el nene de 4 años que nació con síndrome de down y en una familia que apostó a la vida

Luego de estudios genéticos, el "diagnóstico fue síndrome de down . En ese momento tuvimos que tomar decisiones muy fuertes, si nacía en Buenos Aires o Comodoro y qué hacíamos porque nos decían que iba a vivir muy poquito. No importaba, queríamos estar los tres solitos". aseguró Analía.

El embarazo de Analía fue de espera, esperanza pero también de duelo anticipado. Algunos profesionales le habían recomendado "hacer de cuenta que no estaba embarazada".

El milagro de Julián, el nene de 4 años que nació con síndrome de down y en una familia que apostó a la vida

Todo aquello que había aprendido como "doula" y profesora de yoga, sumado al apoyo de familia y amistades, le permitieron transitar esta etapa con la mayor fortaleza posible. Desde el 2003 acompaña a mujeres embarazadas y parejas gestantes, creando vínculos de por vida. En esa etapa “menos fácil” como ella la nombra, le tocó dejarse contener.

Y un milagro sucedió. Los controles de latidos eran positivos y el embarazo llegó a término. “Fue una situación en la que vine a aprender de mi hijo, me marcó un camino. Cuando todo se revierte y vemos que Juli estaba bien comenzamos a trabajar el tener un niño con discapacidad. Fue una bendición recibir a Juli con síndrome de down y hoy nos ha demostrado que de diferente no tiene nada”, explica Analía.

El milagro de Julián, el nene de 4 años que nació con síndrome de down y en una familia que apostó a la vida

La familia de Analía tiene mucho amor para dar. Cálidos, sostenedores, empáticos ante las dificultades de los demás y dispuestos a ayudar siempre. Esta familia emprendió un nuevo desafío: a los 43 años Analía buscó su tercer hijo –que en el momento de esta entrevista estaba a punto de nacer- y hoy ya tiene semanas de vida. Emiliano.

“No pierdan la fe, no pierdan la esperanza; pase lo que pase eso es lo último que uno se tiene que perder”, dijo feliz.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!